Bjumper Centroamérica comparte sus experiencias sobre Nomenclaturas de Servidores y Puertos

Bjumper Centroamérica comparte sus experiencias sobre Nomenclaturas de Servidores y Puertos

Todos sabemos que identificar de una manera clara, limpia y sencilla los servidores no es una tarea fácil y más cuando se necesitan identificar de una manera segura.

Nos podemos encontrar con una gran variedad de servidores como Servidores Email, Servidores Web, Servidores BBDD, Servidores Cloud, Servidores DNS, Servidores Telnet, Servidores SIP o Proxy SIP, Servidores FTP o Servidores compartidos.

Por ello, es muy importante, necesario y obligatorio identificarlos a través de nuestra propia nomenclatura. Para esto, Bjumper recomienda apoyarse en la Norma ISO 20000 que habla sobre la gestión de servicios de TI. En su capítulo 9, hace referencia a la gestión y el control de todos los componentes de la infraestructura de los dispositivos de hardware, como pueden ser los servidores.

Lea: “¿Cómo protegerse de las estafas con criptomonedas?”

Junto con la norma, nos podemos apoyar en las buenas prácticas y en los modelos que nos encontramos en las empresas. A modo de ejemplo y sin entrar en matices, podemos contemplar una asignación del tipo:
Nombre del Servidor = Entorno + F-V + D-T-P + Dígito de Control. Todo ello con un máximo de unos 15 dígitos de control donde:

Entorno: Ubicación del activo Onsite (geolocalización con país-ciudad-Datacenter sala) o Cloud (Azure-AmazonWS-Google-Oracle), código alfanumérico de 3 caracteres.
F/V: Servidor físico o virtual.
D/T/P: Desarrollo, Pruebas o Producción.

Servicio: Código alfanumérico de hasta 6 caracteres. Lo que se trata con todo ello es tener muy claro el contenido o las propias actividades de los equipos, pero dentro de la máxima seguridad posible y dando el menor número de pistas sobre esa identificación.

Además: “Contraseñas en camino a la extinción, pero eso no es malo”

Para ello, unificamos criterios y nuestra secuencia de numeración es de ir nombrando de izquierda a derecha y de arriba abajo y siempre empezando a contar en 0. En cuanto a la numeración de los puertos tomamos la misma secuencia, todos los equipos del mismo modelo llevarán siempre todos los puertos del chasis y sus tarjetas nombradas igual.

Todas las tarjetas tendrán sus puertos nombrados de la misma manera. Por tanto, al unificar y normalizar las nomenclaturas, será más sencilla la comunicación y la operación de diaria, evitando caídas y tiempos improductivos.

Le puede interesar: “La nube: economía y respaldo para todo tipo de empresas”

Conclusiones: Disponer de una buena estrategia para la asignación de la nomenclatura mejora la gestión de la infraestructura, reduce riesgos de seguridad, optimiza los tiempos de operación y mejora la coordinación entre los departamentos. Estandarizar criterios de nomenclaturas e integrarlos dentro de herramientas de gestión de infraestructuras dentro de las compañías es vital si queremos seguir el camino de la automatización.

Oscar Rojas, director de Bjumper Centroamérica, comenta que actualmente están liderando complejos proyectos de implementación de software para gestión de infraestructuras críticas en los centros de datos de empresas líderes del sector financiero, retail e industria en la región que requieren que la transformación digital por medio de software implique no solo la tecnología, sino además los procesos y las personas de las organizaciones.

Así mismo, Oscar Rojas indica “Bjumper dispone de un equipo altamente cualificado y formado que presta soluciones tanto de capacitación como de implantación de soluciones que ayudan a mejorar la gestión de infraestructuras, a través procesos y herramientas de alto nivel (DCIM). Este nivel de especialización nos permite ser el partner adecuado de las empresas que buscan la automatización de su infraestructura crítica”

Bjumper
Let it work for You