Los altos niveles de bancarización en el país y el creciente uso de dispositivos móviles han impulsado la implementación de esta tecnología y abre una oportunidad en la gestión de pagos sin contacto.

La revolución del comercio electrónico y la necesidad de tener el menor contacto posible ante la pandemia, ha causado que los medios de pago también continúen innovando y la implementación de códigos QR continúa ganando terreno en Costa Rica.

Estas soluciones “brindan un apoyo a la comunidad, a través de medios digitales más ágiles, seguros y eliminando costos que tradicionalmente son parte de otros servicios financieros. Además, podrá contribuir de forma considerable en el ordenamiento de las finanzas y la salud pública”, resaltó el gerente comercial de la vertical fintech en OMNi, Randall Alpízar.

Además: ¿Cuáles fueron las sorpresas del Huawei Developers Conference 2020?

Dentro de los datos más actualizados del Banco Central de Costa Rica, revelan que el 78% de la población posee al menos una cuenta bancaria, lo cual permite que la implementación del QR de OMNi sea de forma más fácil.

Se trata de una billetera electrónica que permite realizar pagos directos por medio de códigos QR. “Acaba la problemática en billetes falsos, se obtiene una mayor seguridad en las transferencias, se evita la manipulación de dinero y sin duda, agiliza el orden en las finanzas, ya que el sistema permite acceder a un control de gastos de forma inmediata. Una ventaja de nuestra billetera virtual es que es un sistema multiservicio, es decir, no se encuentra vinculada a un solo comercio o entidad, como es habitual”, comentó el entrevistado.

Lea: Esta es la nueva línea de smartphones premium de Motorola

Dentro de las funcionalidades de los códigos QR sobresale que se puede aplicar en cualquier actividad de intercambio comercial, incluso es posible el envío y recepción de dinero persona a persona (P2P), en tiempo real.

Se puede acceder a este servicio desde una app en dispositivos móviles.