¿Cómo Apple puede convertir el iPhone en una MacBook Air?

Jose Duran

Cuando Steve Jobs dio a conocer la MacBook Air hace 10 años, su principal punto de venta fue la portabilidad extrema. No era la máquina más rápida o capaz, pero la gente acudía en masa por su delgadez y ligereza. ¿Sigue siendo este el objetivo?

IT News

En medio de las batallas sobre los biseles, las pantallas y la duración de la batería, hay una cosa que todos los iPhone tienen en común, son lo suficientemente potentes como para reemplazar a una PC. Ahora, antes de comenzar a gritar a su pantalla, las PC y las Mac todavía tienen su lugar en el mundo, y pasará mucho tiempo antes de que los dispositivos móviles puedan manejar las tareas más extenuantes que se exigen a una PC.

No obstante, para la mayoría de las personas, un iPhone es suficiente. Apple sabe esto. Ya está comercializando el iPad como una computadora, y el iPhone está a un tiro de piedra, con el mismo procesador, sistema operativo y capacidad de almacenamiento. El único problema real es que la pantalla es demasiado pequeña para realizar un trabajo prolongado.

Heredero del aire

Cuando Steve Jobs dio a conocer la MacBook Air hace 10 años, su principal punto de venta fue la portabilidad extrema. No era la máquina más rápida o capaz, pero la gente acudía en masa por su delgadez y ligereza. Con solo 3 libras y menos de una pulgada de grosor, la MacBook Air marcó el comienzo de una nueva era de comodidad años antes de que el iPad hiciera su debut.

Lea también: Apple amplía su cartera de productos con tecnología en sus pantallas

Pero la estrategia de Apple para este producto ha chocado contra un muro. No se ha recibido una actualización significativa en años, y ya no tiene el reclamo como la computadora portátil más liviana o delgada de la compañía

Una década después, la mejor portátil de Apple ya no es la MacBook Air, tampoco la MacBook, de hecho, no es una Mac en absoluto, sino el iPhone. La empresa todavía puede vender unos 20 millones de Mac al año, pero envía el doble de iPhones en un trimestre bajísimo.

En pocas palabras, el móvil de la manzana se ha convertido en la MacBook Air para una generación de usuarios que no tienen uso para el poder de procesamiento de una PC. Es más que capaz para la mayoría de las tareas (mensajería, navegación web, transmisión por secuencias, redes sociales), tiene una gran cámara y dura todo el día.

Pantalla con una vista

Lo único que el iPhone no tiene es una pantalla grande. La de su modelo más grande mide solo 5,8 pulgadas, lo que no es exactamente propicio para realizar un trabajo. Apple le venderá felizmente un iPad o una MacBook para satisfacer esa necesidad, pero de lo contrario no hay forma de expandir la pantalla y no realizar ninguna multitarea real, al menos no como Split View o Picture in Picture en el iPad. Y mientras el iPhone permanezca en el rango de 6 pulgadas, seguirá siendo así.

Pero no tiene por qué. Antes, cuando Samsung presentó el Galaxy S8, también tomó las riendas de un innovador muelle complementario que transformó la forma en la que se ve a los teléfonos inteligentes. Llamado DeX, permite que el S8 se conecte a un monitor para un espacio de trabajo de tamaño completo. Es una verdadera innovación que empuja al teléfono inteligente a un nuevo territorio.

Es fácil descartarlo como un truco, pero una vez que se coloca el S8 en la estación de acoplamiento de DeX, se puede ver instantáneamente el potencial. Quizá no sea tan brillante como podría ser, pero Samsung ha diseñado una interfaz de escritorio legítima para el S8 que hace para el teléfono lo que Chrome OS hizo para las computadoras portátiles.

No hay configuración ni preferencias de las cuales hablar, pero las aplicaciones de teléfono se parecen más a las de PC que a las de dispositivos móviles, con ventanas de tamaño variable, interfaces robustas y multitarea tradicional.  No parece que se está usando un teléfono.

Otros fabricantes de celulares han tomado nota. Huawei hace algo similar con el Mate 10 Pro, permitiendo a los usuarios conectar un cable USB-C estándar a HDMI para ingresar al modo PC; no obstante, fue algo que Razer mostró en CES lo que realmente despertó el interés de muchos. Era solo un prototipo, pero en lugar de una pequeña estación de acoplamiento, era una computadora portátil de tamaño completo con una ranura para deslizar el teléfono

A diferencia de Samsung, Huawei y Razer, Apple tiene una ventaja incorporada en la Mac. Recuerde, iOS se basa en OS X, por lo que construir una versión “lite” de macOS para el iPhone sería una extensión natural de iOS. Pero Apple podría ir un paso más allá de un sistema operativo móvil al incorporar también funciones tipo Mac, un sistema completo de archivos Apple basado en iCloud, búsqueda de Spotlight, notificaciones dinámicas, seguridad potente y, por supuesto, aplicaciones de calibre de escritorio.

La gente ha estado clamando por una Mac híbrida durante años, y esta sería la mejor opción. El iPhone está evolucionando más rápido, tanto que está empezando a llegar a los límites de lo que puede hacer un teléfono. Cada nueva iteración de iOS podría traer un par de características nuevas, pero en su mayor parte, iOS está restringido por la pantalla del iPhone. Y a menos que Apple planee hacer un iPhone de 10 pulgadas en un futuro cercano, iOS no podrá salir de su molde.

Vea luego: 5 razones por las que Apple Notes aún no puede reemplazar a Evernote

El siguiente paso

Si Apple fuera a expandir y modificar iOS para que quepa en una pantalla grande y trabaje con un panel táctil y un mouse, convertiría el iPhone en una especie de MacBook Air moderna. Excepto que sería aún más móvil, más versátil y más avanzada.

Entonces, ¿cómo se vería una estación de acoplamiento de iPhone? Apple podría seguir el camino del S8 y crear una base de escritorio portátil que se conecte a un monitor. O tal vez, una plataforma de carga inalámbrica que entrega datos una vez que se extiende sobre ella.

O podría hacer algo como lo que demostró Razer, una computadora portátil completa con una ranura para iPhone. Probablemente eso no sea viable (o asequible), pero sería la mejor manera de llevar el iPhone al escritorio.

Cualquiera que sea el método, parece inevitable que Apple desarrolle algún tipo de forma de llevar iOS a la gran pantalla. A pesar de lo genial que es el iPhone X, sigue siendo sólo un celular, y hasta que Apple aproveche todo su potencial, eso es todo lo que va a ser.

Pero mientras que la MacBook Air puede estar en sus últimas patadas, su espíritu está vivo y bien. Todo lo que Apple tiene que hacer es aprovecharla. Al combinar la destreza móvil del iPhone y la MacBook Air, se crearía el mejor dispositivo móvil, uno que funcione tan bien en su mano como lo hace cuando lo conecta a una pantalla de 20 pulgadas.

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR