¿Cómo la Universidad George Mason migró a smartcards?

¿Cómo la Universidad George Mason migró a smartcards?

Boris Ríos

George Mason University, la universidad pública más grande de la comunidad de Virginia, alberga en su campus una población de más de 30.000 estudiantes, cerca de 5.000 empleados y 2.000 contratistas.

Para la institución educativa era necesario reemplazar su sistema de tarjetas de identificación, obsoleto y vulnerable, por una solución de “una sola tarjeta”, más segura e integral, que pudiera proporcionar mayor seguridad, funciones de emisión integrales y eficientes, y que permitiera a los titulares de tarjetas acceder a los nuevos servicios y departamentos de la institución. Lo más importante para la universidad, si deseaba sustituir por completo su antiguo sistema de tarjetas de identificación estudiantil, era un plan de migración económico.

Durante más de una década, esta institución universitaria emitía tarjetas de identificación con tecnología de banda magnética para sus estudiantes, planta docente y contratistas. Sin embargo, este tipo de tarjetas no sólo se desgastaban rápidamente, sino que además se basaban en una tecnología de seguridad más antigua que carecía de las prestaciones criptográficas que tienen las tarjetas inteligentes de hoy, y además eran susceptibles de ser clonadas y falsificadas. También les resultaba difícil actualizar y gestionar las cerraduras y las tarjetas del campus.

Lea más sobre: Es hora de que TI sea de conocimiento universal

Al migrar a una nueva tecnología de tarjetas inteligentes de proximidad, Mason podría lograr un mayor nivel de seguridad en el campus. Además aprovecharía el potencial de una solución flexible, de “una sola identificación” para que fuera utilizada no sólo con los sistemas de control de acceso, sino en otras aplicaciones y servicios de valor agregado, tanto dentro como fuera del campus.

Decidida a migrar a una solución identificación nueva e integral, George Mason era consciente de las limitaciones de su presupuesto y del tiempo que esto implicaría.

La solución

Trabajando conjuntamente con HID Global y su compañía matriz Assa Abloy, George Mason logró diseñar una solución de identificación económica e integral que permitiera a los administradores de la universidad migrar su sistema de tarjetas existente en un período de transición previsto de cinco años. Esta nueva solución, compatible con las antiguas tarjetas de identificación estudiantil y con el hardware existente en el campus, sería implementada de forma gradual. Los siguientes fueron los componentes de la solución:

Lectores multiCLASS SE® de HID Global

-Se eligieron las tarjetas inteligentes Seos® de HID Global

-En la oficina de carnetización del campus se instalaron impresoras y codificadores de tarjetas de identificación FARGO® DTC4500e junto con el software de personalización de tarjetas Asure ID® card de HID Global.

Vea también: ¿Quién gobierna entre los distintos SO?

“Uno de nuestros objetivos es que los estudiantes permanezcan el menor tiempo posible en la oficina de carnetización. Queríamos algo sin complicaciones, que permitiera al equipo de trabajo buscar a la persona, verificar su identidad, imprimir la tarjeta y entregársela, con la seguridad de que iba a funcionar de inmediato”, comentó Jerry Baugh, director de la Oficina de Carnetización de la Universidad George Mason.

“Con las nuevas impresoras y el software Asure ID, realmente logramos simplificar todo el proceso de las tarjetas y montar una verdadera oficina centralizada en el campus que no sólo redujera el tiempo de espera de los estudiantes, sino que además generara una tarjeta más duradera y con mejor aspecto, que eliminara las molestias y los costos que acarrea sustituir las tarjetas que se desgastaban demasiado pronto”.

Hasta la fecha, George Mason ha instalado aproximadamente 3.500 nuevos lectores de HID Global y cerraduras de Assa Abloy, y ha emitido más de 12.000 nuevas tarjetas de identificación a estudiantes nuevos. La universidad espera finalizar su migración de tarjetas para el año 2017 y luego vendrán más lectores y cerraduras.

La migración a una solución basada en la tecnología Seos ha proporcionado a la universidad más opciones de dónde elegir y la posibilidad de incorporar más aplicaciones a medida que se vaya expandiendo en el futuro.

“Para nosotros, Seos es tan solo un paso, queremos un sistema más grande, mejor, más nuevo, más rápido. Sabemos que ya están llegando las credenciales móviles, y queremos estar preparados. Sabemos que nuestros lectores ya están instalados, de manera que la posibilidad de aprovechar las credenciales móviles y enviarlas al teléfono será nuestro siguiente paso”, afirmó Danny Anthes, gerente principal de tecnología de la información de la Universidad George Mason.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *