¿Cómo protegerse de las estafas con criptomonedas?

¿Cómo protegerse de las estafas con criptomonedas?
  • El crecimiento de las criptomedas en 2021 ha sido a grandes escalas y se espera que para este nuevo año continúe la curva ascendente, sin embargo, también se han realizado diversos tipos de estafas utilizando estas nuevas tecnologías. En esta nota te contamos cuáles son.

(ITNOW).- En este mundo cripto sin ley y no regulado, el riesgo de ser víctima de fraude es muy alto ya que los estafadores a menudo tienen la ventaja. Sin embargo, ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, afirma que las reglas comunes para la prevención del fraude también se aplican aquí. Todo lo que se lea en Internet debe ser cuidadosamente examinado y verificado, y si se evita creer en la exageración se tendrá una gran oportunidad de mantenerse a salvo.

Entre octubre de 2020 y mayo de 2021, en Estados Unidos se perdieron cerca de $80 millones de dólares (71 millones de euros) como consecuencia de las miles de estafas relacionadas con criptomonedas, según la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés). En el Reino Unido, la cifra es aún mayor: la policía afirma que las víctimas perdieron más de £146 millones de libras esterlinas (172 millones de euros) en los primeros nueve meses de 2021.

Además, Ataques de Hackers versus Seguridad Bancaria: Las Aplicaciones para Teléfonos Inteligentes en particular están en la mira

Las estafas más comunes según ESET, son:

Esquemas Ponzi: Este es un tipo de estafa de inversión donde las víctimas son engañadas para que inviertan en un proyecto inexistente o en un “esquema para hacerse rico rápidamente” que, de hecho, no hace nada más que llenar el bolsillo del estafador. La criptomoneda es ideal para esto, ya que los estafadores siempre están creando tecnologías de “vanguardia” que no están bien especificadas para atraer inversores y generar mayores ganancias virtuales. Falsificar los datos es fácil cuando, de todos modos, el dinero es virtual.

Pump and dump: Los estafadores alientan a los inversores a comprar criptoactivos en proyectos de criptomonedas poco conocidas, basándose en información falsa. El precio de los activos aumenta subsecuentemente y el estafador vende sus propias acciones, obteniendo una buena ganancia y dejando a la víctima con acciones sin valor.

Falsos respaldos de celebridades: Los estafadores secuestran cuentas de redes sociales de celebridades o crean cuentas falsas, y alientan a los seguidores a invertir en esquemas falsos como los anteriores. En un caso, se perdieron unos $2 millones de dólares a manos de estafadores que incluso utilizaron el nombre de Elon Musk en una dirección de Bitcoin, para hacer que la estafa pareciera más confiable.

Falsos exchanges: Los estafadores envían correos electrónicos o publican mensajes en las redes sociales prometiendo acceso a dinero virtual almacenado en un Exchange de criptomonedas. El único inconveniente es que el usuario generalmente debe pagar una pequeña tarifa primero. El Exchange nunca existe y su dinero se pierde para siempre.

Aplicaciones falsas: Los ciberdelincuentes falsifican aplicaciones de criptomonedas legítimas y las suben a las tiendas de aplicaciones. Si se instala, la misma podría robar datos personales y financieros, o implantar malware en el dispositivo. Otros pueden engañar a los usuarios para que paguen por servicios inexistentes, o intentar robar los inicios de sesión de una billetera de criptomonedas.

Comunicados de prensa falsos: A veces los estafadores logran engañar incluso a periodistas o líderes de opinión haciendo que repliquen información falsa. Esto sucedió en dos ocasiones, cuando sitios de noticias legítimos escribieron historias sobre compañías de retail de renombre que se preparaban para aceptar ciertas criptomonedas. Los comunicados de prensa falsos en los que se basaron estas historias
formaban parte de esquemas de pump-and-dump diseñados para hacer aumentar el valor de los criptoactivos que tienen los estafadores en esas criptomonedas.

Phishing/suplantación de identidad: El phishing es una de las formas de engaño más populares que utilizan los estafadores. Los correos electrónicos, los mensajes de texto y los mensajes en redes sociales se falsifican con la intención de que parezca que fueron enviados desde una fuente legítima y confiable. A veces, esa “fuente”-por ejemplo, un proveedor de tarjetas de crédito, un banco o un funcionario de
gobierno- solicita el pago de algo en criptomonedas. Siempre se tratará de transmitir sensación de urgencia para que el usuario actúe rápido y sin pensar.

“Las estafas con criptomonedas en general se relacionan con el dinero virtual almacenado en algún Exchange de criptomonedas. En numerosas ocasiones, los estafadores logran sustraer fondos de estos Exchange, a veces robando cientos de millones. Por lo general, las compañías afectadas prometen recompensar a sus clientes inocentes, pero no hay tales garantías para las víctimas del fraude entorno a los cripto.”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

También puede interesarle, Coloque candado extra de seguridad para su información financiera en este 2022

ESET acerca los siguientes consejos para evitar ser estafado:

  • Nunca proporcionar datos personales a una entidad que se contacte sin que se le haya solicitado, ya sea por correo electrónico, mensaje de texto, redes sociales, etc. Incluso puede parecer que es un amigo, pero en realidad podría ser un ciberdelincuente que ha secuestrado un correo electrónico o una cuenta en una red social. Si se sospecha que esto puede estar pasando, es necesario comunicarse por un medio alternativo para verificar la legitimidad del contacto.
  • Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, generalmente lo es. Tratar cualquier esquema de inversión con desconfianza.
  • Activar la autenticación en dos pasos (2FA) en todas las cuentas de criptomonedas que se tenga.
  • Descartar cualquier “oportunidad” de inversión que requiera un pago por adelantado.
  • Nunca descargar aplicaciones de tiendas no oficiales.