Costa Rica quiere hacer más fáciles las compras en los supermercados

Róger Gutiérrez

Esta solución es  un servicio de medición/auditoría que se ejecutará en las cadenas de los supermercados costarricenses para medir y comprobar el cumplimiento de los acuerdos comerciales que se dan con los proveedores.

El software contempla los siguientes puntos:

1- Cantidad de producto en la góndola, si existe o no un faltante y las causas que lo ocasionan.

2- Estudiar la exhibición del artículo cumpliendo con la ubicación asignada y las cantidades máximas que se muestran.

3- Cumplimiento de la planimetría del estante qué está compartiendo la góndola con los productos y categorías de artículo previamente definido.

4- Analizar que el precio de venta sea el correcto tanto en la repisa como en la caja; en caso de que el producto esté en promoción (descuento en precio) eso se respete las condiciones establecidas (% del descuento y tiempo en que está vigente).

De esta manera, los establecimientos y sus proveedores se verán beneficiados al tener disponibilidad permanente de los productos y garantizar que los precios de los artículos sean los mismos tanto en las góndolas como en las cajas, entre otros.

Además: Anatomía del sucesor de la banda magnética

Esto también significa la posibilidad de incrementar las ventas, fidelización de los clientes, conocimiento más acertado de la demanda y detección de oportunidades de mejora en procesos como: políticas de inventarios, negociación con clientes, reabastecimiento, frecuencias de entrega, entre otros.

Como lo explica Guillermo Varela, director ejecutivo de la Asociación GS Uno Costa Rica, empresa desarrolladora de la solución, “definitivamente hoy los consumidores son cada vez más exigentes y menos fieles a una cadena de supermercados por lo que se hace casi obligatorio ofrecerles una experiencia de calidad que no deje escapar ningún detalle garantizar que regresarán en una nueva visita”.

Además, según la empresa se reflejará en una mejor experiencia de los consumidores a la hora de realizar sus compras ya que hallarán siempre los productos que buscan, pasarán menos tiempo haciendo filas en las cajas y se encontrarán con pasillos más ordenados y atractivos.

Según la Encuesta de Hábitos del Consumidor realizada por GS Uno a finales del año anterior, el 80% de los clientes que no encontraron lo que buscaban acudieron a otro establecimiento a realizar la compra, pues prefirieron desplazarse con tal de adquirir el artículo que buscaban. Solo un 2% afirmó que se lleva consigo productos equivalentes pero de otra marca.

Otro dato que llama la atención es que se pueden detectar los factores que ocasionan las filas en las cajas, esto se hace a través de la llamada “teoría de colas o líneas de espera” que  procura un estudio riguroso del fenómeno de la espera organizada.

También lea: ¿Qué consejos debe seguir el CIO de retail este año?

El servicio se  implementa en una segunda vía, en la que los proveedores de supermercados que lo contraten estarán informados de si se cumplen las condiciones previamente negociadas. Por ejemplo, si su producto está siendo constantemente abastecido y  si se encuentra en la ubicación correcta en la góndola acordada.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *