Los servicios basados en infraestructura cloud han abierto una serie de oportunidades para las compañías almacenen, organicen y automaticen documentos, archivos y procesos.

La pandemia del covid-19 ha hecho que la computación en la nube sea hoy incluso más relevante. Con esta situación creció la conveniencia de mantener el intercambio de productos y servicios a través de medios electrónicos.

Ante este escenario se prevé un impulso acelerado de dicha tendencia para los años venideros, que de acuerdo con la firma de investigaciones IDC, marcará la ruta para muchas empresas en el mundo. SAP comparte a continuación 10 predicciones para este 2021:

Lea: Sector empresarial enfrenta retos en el almacenamiento de sus datos

  • Nubes conectadas

Los servicios en la nube cuentan con “aplicaciones” que se definen como un software al que se accede a través de Internet. Dichas aplicaciones son gestionadas por un servidor, o al menos una parte de ellas, en vez del equipo del usuario. Cabe destacar que estas tienen funciones dedicadas a alguna necesidad del usuario, como por ejemplo el almacenamiento de documentos y archivos multimedia, para lo que existen aplicaciones como Dropbox y Google Drive.

El análisis de la modernización de estas herramientas predice que todas las empresas tendrán problemas con el uso de ellas, debido a la saturación que puede ocurrir en sus servidores. Para solucionar eso, hasta el 2021 el 20% habrá adoptado arquitecturas de nubes conectadas, lo que hace posible distribuir las cargas entre una nube y otra para mantener la fluidez de los procesos en línea.

  • La privacidad de los datos será prioridad

Debido a que las empresas migran cada vez más cargas de trabajo e información sensible a los servicios en la nube, se abre una brecha de inseguridad en cuanto a privacidad. Según las predicciones para 2021, más del 80% de las empresas exigirá el mantenimiento de la soberanía de sus datos y la capacidad de tener control sobre ellos desde cualquier parte del mundo.

Le interesa: Vacuna contra el covid-19 se convierte en la excusa perfecta de los ciberdelincuentes

  • Modernización de aplicaciones para empresas

Las aplicaciones dedicadas a necesidades empresariales están en constante modernización y se predice que para 2022 todas las empresas habrán modernizado al menos la mitad de estas herramientas. La motivación de esto lleva consigo el propósito de ganar agilidad en los procesos productivos.

  • La inversión en la nube optimizará

Las empresas que contratan servicios en la nube deben añadir a su lista de gastos administrativos el pago de esos proveedores, que en promedio representa una inversión del 20%, tomando en cuenta solo los gastos empresariales. IDC predice en su análisis que esto impulsará la inversión en gestión de costos de la nube con el objetivo de reducir a la mitad el porcentaje de gasto.

  • Expansión de la industria

Conforme a la modernización de los servicios en la nube, las ofertas de proveedores se hacen cada vez más atractivas. El análisis del futuro de la industria hasta 2022 predice que las empresas asignarán el 20% de sus gastos en nuevos servicios que cumplan con soluciones a requisitos de intercambio de datos y el ecosistema para la segmentación específica que deseen cubrir en el mercado. Se requerirá, entonces, una mayor flexibilidad por parte de los proveedores de servicio con el fin de que se adapten a esas exigencias, menciona Randall Quirós, Presidente y Gerente General para SAP Centroamérica y el caribe. En su opinión, aunque muchas empresas del sector ya ofrecen productos en la nube, es preciso que se tengan en cuenta los cambios presentados durante 2020 y que la oferta responda a esos retos actuales que tienen las organizaciones.

Importante: ¿Cuál ha sido el impacto de los servicios Cloud en Guatemala?

  • Soluciones en la nube con diseños personalizados

Las empresas que manejan sus procesos productivos con servicios de cloud adquieren la ventaja de poder automatizar gran parte de eso con ayuda de las herramientas que brindan los proveedores. Sin embargo, los requerimientos empresariales pueden exigirles a dichas herramientas desempeñar cada vez tareas más específicas, según las necesidades del negocio. Para 2023, se espera que los proveedores en relación con los semiconductores que sostienen la infraestructura de la nube con el propósito de hacer más personalizables las soluciones a dichas exigencias.

  • Rediseño o construcción de nuevas soluciones SaaS

A medida que las empresas aumentan sus exigencias, los proveedores de servicios en la nube igualmente aumentan la implementación de soluciones. Según las predicciones contempladas, para 2023 la demanda de dichas soluciones exigirá que integren una cantidad idónea de funciones. El análisis de esto sugiere que, para esa fecha, más del 60% de los vendedores independientes de software (ISV), rediseñará o construirá nuevas aplicaciones, que incluso los proveedores de servicios en la nube comprarían para incluirlas en sus soluciones empresariales.

  • Modelos empresariales basados en la nube

Para una empresa significa un gran paso en su transformación digital el poder manejar sus procesos a través de servicios de cloud. Sin embargo, migrar a la nube no significa que dichos procesos ya no deban cambiar más. Según las predicciones, para el año 2023 el 55% de las compañías comenzará a sustituir sus sistemas de operaciones por modelos centrados en la nube que faciliten la colaboración entre organizaciones. El propósito de esto sería encontrar mejores resultados empresariales.

Lea: ¿Por qué se dice que 5G y cloud abren la puerta al futuro de las TIC?

  • Mayor agilidad empresarial

Conforme crecen las empresas impulsadas por estrategias basadas en la nube, la predicción de IDC dice que el 25% de estas mejorará su agilidad empresarial integrando Data Edge o sistemas de tecnologías de la información (TI), con aplicaciones en las plataformas cloud. Esto posibilitará asociaciones entre proveedores de servicios en la nube y proveedores de servicios de comunicación.

  • Nubes con arquitecturas centradas en datos

En el avance de las infraestructuras, según IDC, para 2025 los proveedores rediseñarán la arquitectura de una cuarta parte de las futuras aplicaciones en la nube. Estas estarán centradas en datos y no en códigos tradicionales. De esta forma podrán brindar mayor automatización y agilidad empresarial.