Ante los retos crecientes que impone el mercado a las empresas de diversos sectores, la transformación tecnológica y la automatización de procesos se hacen imprescindibles dentro de las compañías para poder responder a la demanda de los consumidores, ser más competitivos, disminuir costos y optimizar tareas.

Una encuesta realizada por la firma de investigaciones DJS Research señala que, a nivel mundial, los trabajadores pasan 69 días al año en acciones operativas, lo que representa para las empresas un costo anual de US$5.000 millones. A su vez, la consultora McKinsey revela en un reporte que el 45% de las tareas de los empleados puede automatizarse con tecnología; estas actividades, solo en Estados Unidos, correspondieron en 2017 a unos 2 billones de dólares en salarios.

Las razones en las organizaciones para implementar soluciones tecnológicas que hagan más ágil la operación son diversas. De acuerdo con la firma BI-Survey, las empresas que adoptan nuevas tecnologías reducen sus costos generales en un 10% y aumentan sus ganancias en un 8%, lo que las ayuda a mantener sus ventajas competitivas. En Colombia, según datos del Observatorio de Economía Digital de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 69% de las empresas en Colombia manifiesta interés en implementar nuevas tecnologías para reducir la ineficiencia en sus procesos.

Además: ¿Cómo CBC logró la continuidad de sus operaciones?

Teniendo en cuenta este contexto, las empresas que todavía no han tomado decisiones frente a la inclusión de tecnología para automatizar sus procesos deben hacerlo con el fin de sacar el mayor provecho de las innovaciones recientes. Y pensando ello, presentamos a continuación algunas recomendaciones que les permitirán proceder de mejor manera en este sentido.

  1. Evalúe si tiene procesos para automatizar

Tenga en cuenta que no solo los procesos manuales realizados por los trabajadores tienen la capacidad de automatizarse. Dada su naturaleza 100% operativa, estos son los que primero saltan a la vista y representan una oportunidad de mejora, como cuando hablamos de emplear máquinas para hacer el movimiento de objetos de un lado a otro o para hacer las tareas repetitivas de un operario.

Otros procesos que son susceptibles de ser automatizados y traen importantes beneficios a una organización tienen que ver con tareas simples pero que demandan tiempo y recursos, como copiar y pegar cierta información, detectar fraudes o cuentas de cobro sin cancelar, recopilar datos o diligenciar informes.

Lea: 70% de las empresas tuvieron que adquirir equipo para sobrevivir en pandemia

  1. Analice qué tipo de tecnologías puede usar

Hoy en día existen innumerables tecnologías que le ayudan en el proceso. El IoT es una de ellas, ya que permite implementar miles de dispositivos conectados, enviando y recibiendo información en tiempo real.

Un ejemplo claro de esto lo vemos a diario en algunas industrias que interconectan sus maquinarias a la nube para así llevar el control de sus procesos, también detectar fallas y hacer mantenimiento de manera remota, incluso sin la intervención humana.

El machine learning posibilita que los sistemas de manera autónoma descubran patrones, tendencias o relaciones entre los datos y, basados en esto, presenten mejoras en los procesos.

La inteligencia artificial también es fundamental en la transformación tecnológica de una empresa, puesto que permite que máquinas o software actúen de manera proactiva sin la supervisión de un humano, aumentando así la productividad y reduciendo los costos.

Esta tecnología es tan efectiva que, según cifras de la firma de consultoría McKinsey & Company, el 60% de las compañías ha decidido incorporar al menos una herramienta de inteligencia artificial en alguna de sus funciones.

Importante: Tres aspectos claves para mejorar la seguridad en la nube

  1. Aliado estratégico

Contar con una compañía con experiencia, solidez y capacidad técnica es de suma importancia a la hora de transformar tecnológicamente una empresa, ya que esto traerá grandes beneficios como la adopción de soluciones tecnológicas más completas y que respondan a sus necesidades, soporte técnico profesional, garantía durante la implementación, experiencia en la implementación de herramientas similares y, también, la creación de una estrategia acorde con su visión.

Es importante tener una empresa aliada que se interese por brindar una consultoría previa adecuada y consciente de la realidad de la organización, con el fin de que las tecnologías adquiridas sean pertinentes para el momento de la compañía, pero a su vez tengan la capacidad de escalar y proyectar el negocio hacia el futuro.

  1. No tema invertir

Si bien es cierto que un proceso de transformación tecnológica puede ser costoso, también hay que evaluar los beneficios que esto traerá a futuro. Suele suceder que los directivos encargados de tomar las decisiones de inversión tecnológica en las empresas se asombran frente al valor inmediato de las herramientas a implementar, pues lo ven alto y con escasa proyección. Sin embargo, es preciso considerar que este tipo de inversiones no suelen tener una recuperación en un periodo de tiempo muy corto, sino en el mediano o incluso en el largo plazo.

Le interesa: Phishing y ransomware: la pandemia en la red

De ahí que en el análisis previo de las soluciones se debe establecer muy bien dicho retorno de inversión, los tiempos para ellos y el impacto en el negocio. Esto hará más fácil la decisión y que todos en la organización tengan claro el objetivo de los proyectos.