El rol de la biometría en la identificación de guatemaltecos

Juan José López Torres @jjlopezt 

El viernes 28 de octubre de 2016 fue un día ajetreado en Guatemala y entre tantos sobresaltos trascendió el suicidio Pavel Centeno, quien fue ministro de Finanzas Públicas. Su muerte ocurrió en circunstancias poco certeras por lo que las autoridades debieron recurrir a la biometría para efectuar un reconocimiento pleno del occiso.

En dos tuits, el Ministerio de Gobernación informó que en efecto, el fallecido era el exfuncionario, confirmación que acompañó de dos fotos del dispositivo que validó la identidad de Centeno.

“Expertos del Gabinete Criminalístico de #PNC a requerimiento de fiscales #MP procedieron a la identificación por medio de #AFIS del fallecido durante el allanamiento realizado este día, estableciéndose que el cadáver corresponde a Pavel Vinicio Centeno López.”, dijo la entidad.

Sugerido: La biometría arrasa en el mercado, ¿no más contraseñas?

El dispositivo en cuestión es un Mobile Ident III de la empresa Cogent que permite la identificación de las personas en un entorno fuera de la oficina, los cuales se utiliza normalmente en puntos fronterizos, según la empresa. Este se conecta con la base de datos del Registro Nacional de las Personas (RENAP) para autenticar la lectura de las huellas digitales sin importar si la persona vive o ha fallecido.

El dispositivo de Cogent emplea un Sistema Automático de Identificación Dactilar, para el que emplea un sensor de huellas digitales, paquetes de software MobileID y la fotografía de la persona indagada en un archivo NIST que se comunica con el AFIS remoto por medio de Internet local o remoto.

Dichas herramientas posibilita la visualización, identificación y acceso a los registros para hacer la comparación uno a uno de los registros de huellas digitales para la verificación. Otro dato de valor es que cuenta con una certificación del FBI.

La biometría en otros casos

Según Ricardo Arévalo, asesor de la Gerencia Informática de la Dirección General de Migración, la biometría fue clave en otra tragedia: el deslave del Cambray II.

La noche del 1 de octubre de 2015, una porción de tierra equivalente a tres canchas de basquetbol se desprendió por la lluvia intensa y sepultó a más de 300 personas que residían en la colonia El Cambray II, en San José Pinula. Durante las tareas de rescate y reconocimiento de las víctimas, se empleó el sistema AFIS para la autenticación veraz de los fallecidos.

Otras entidades que utilizan sistemas AFIS para el reconocimiento de los guatemaltecos son la Policía Nacional Civil, que emplea dispositivos específicos para determinar en 40 segundos si una persona está en deuda con la ley, así como la Dirección General de Migración para llevar un control de quiénes entran y salen del país.

Para los próximos meses, Migración utilizará un nuevo sistema para optimizar el control de ingresos y egresos de extranjeros que a su vez estará alineado con los sistemas de Honduras y El Salvador por razones de seguridad regional.

“Estamos trabajando en nueva versión, es para verificar si los extranjeros se pasaron los días de estadía. Se compartirán datos con El Salvador y se está en negociación con Honduras. Usaremos un USB biométrico más el número del documento. Haremos una base de datos intermedia para las verificaciones”, agregó.

Aunque la biometría ha encontrado un nicho en las entidades del Estado y el sector privado sobrepasa la capacidad de implementación, por ahora no se puede hablar de que sea un boom hacia el uso de externo de las organizaciones, donde sí goza de alta preferencia para guardar información.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *