La capacitación es la principal arma de la ciberseguridad

Por: Juan José López Torres

La prevención y el conocimiento de los riesgos son las mejores prácticas de la ciberseguridad, desde la perspectiva de tres sectores del gobierno dominicano

El primer panel de IT Breaks 2019 República Dominicana versó sobre la perspectiva gubernamental de la ciberseguridad en el país y arrancó con un dato que debe llamar, cuanto menos, a la reflexión.

Durante el periodo comprendido entre el 2017 y el 2018, se registraron más de 24 millones de ataques cibernéticos en el país.

Si bien el número es alarmante, como bien indicó Carlos Leonardo, director de Respuesta a Incidentes Cibernéticos en el Centro Nacional de Ciberseguridad, el mismo se enmarca dentro de una tendencia cada vez creciente en el concierto global.

“La realidad es que el país está tomando conciencia del tema de ciberseguridad. Desde el gobierno se ha promulgado una Estrategia Nacional de Ciberseguridad, se aprobó un plan de acción hasta 2021 y se están dando los primeros pasos para tener control y prevención ante esos ataques”, expresó Leonardo.

Los 24 millones de ciberataques no han sido todos efectivos, sino más bien eventos que se han generado desde un punto de origen hasta un punto de destino.

Conozca la agenda del IT Break República Dominicana 2019

Junto a Leonardo también figuraron como panelistas César Moliné, director de Ciberseguridad, Comercio Electrónico y Firma Digital del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL), y Ernesto Feliz, comandante de la Dirección de Crímenes de Alta Tecnología de la Policía Nacional (DICAT).

Feliz comentó que los delitos tecnológicos más comunes perseguidos por su unidad suelen ser el phishing, aunque el mismo se ha reducido luego de haber detenido a unas cinco bandas que operaban en el país; la difamación digital y las estafas por llamadas inteligentes.

Agregó que, con la creación de la Ley 53-07, República Dominicana ha venido combatiendo el delito tecnológico desde el 2007 y se ha hecho más efectivo gracias al cruce de informaciones con las demás entidades gubernamentales relacionadas con el tema y se ha sometido a unas 6 200 personas, de las cuales se obtuvieron 5 920 sentencias positivas.

El eslabón más débil

Los tres expositores coincidieron en que la colaboración con entidades y organizaciones como el Convenio de Budapest han facilitado la capacitación y creación de un entramado de políticas gubernamentales que han permitido avances en la materia.

Lea: El robo de identidad es un miedo latente

Como principal foco de vulnerabilidad, no solo en el país sino a escala mundial, señalaron al ser humano como eslabón más débil.

En tal sentido, indicaron que hay que hacer más esfuerzo para tener una mayor prevención, principalmente en que el usuario/consumidor final conozca todos los riesgos de la presencia digital. Por ello, se han redactado boletines y otros contenidos hacia la comunidad emprendedora, empresarial y consumidora buscando ampliar los conocimientos.

También coincidieron en que tanto el sector oficial como el privado han ido superando el desinterés anterior sobre el tema.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR