Imprimir es tan sencillo como dar “Me gusta”

Imprimir es tan sencillo como dar “Me gusta”

Juan José López Torres @jjlopezt

Sin importar en dónde se origine el proceso para plasmar en papel cualquier documento, mprimir hoy en día es tan sencillo como dar “Like” en las redes sociales. Evidentemente, no siempre fue así.

La evolución de este proceso permite hoy además que un documento sea compartido con un grupo de trabajo ya sea por correo o desde la nube, o se lo guarde en distintos formatos.

“Cuando hablamos de factores que han cambiado en la tecnología de impresión, uno de los más importantes es el de orientarse en simplificar la vida del usuario final”, indicó Heisson Nessi, Group Product Manager para Centroamérica, Caribe y Andes en Epson.

La facilidad implícita en el proceso de impresión permite ahorros y practicidad debido a la disminución de costos en tinta. Epson, por ejemplo, le apostó a la tecnología propia de tanque de tinta.

“Además, la conectividad es una característica muy relevante, porque permite no sólo imprimir desde una computadora con un cable, sino de cualquier dispositivo con conexión inalámbrica”, agregó Nessi.

Para otras compañías, como Brother, la evolución ha sido de gran impacto. Esta empresa fue muy conocida en las décadas pasadas por sus máquinas de escribir, aunque desde los años 70 ya fabricaba impresoras matriciales; posteriormente incorporó los faxes y las impresoras de tinta y láser.

“A mediados de los años 90, la prominencia de la compañía en el segmento de las impresoras despegó”, dijo Masayuki “Matt” Konose, director senior de Marketing para Brother América Latina.

Por ejemplo, en 1994, presentó una impresora láser más accesible al mercado puesto que era competitiva con las de inyección de tinta. En esas épocas, imprimir era un proceso tedioso: requería de mucho tiempo y paciencia, sobre todo para las pequeñas empresas o en el hogar porque había que ir a sitios específicos.

“Una de las innovaciones más importantes ha sido la evolución continua de los dispositivos todo en uno que han transformado los flujos de trabajo. Además de imprimir, escanear y copiar desde una sola estación de trabajo, ya sea por cable o inalámbrico, muchos de ellos tienen la capacidad de imprimir desde dispositivos móviles e incluso escanear directamente a aplicaciones populares basadas en la nube”, dijo Konose.

La transformación del mundo de impresión también ha implicado mejoras de calidad en la tinta ya que muchos productos imprimen con tinta sólida o esta es tolerante al agua, además hay las que requieren de poco calor al emplear toner.

“Cada vez más, las empresas están dispuestas a pagar por la gestión documental, que significa la administración de sus soluciones de impresión por terceros”, indicó Sergio Cardona, gerente de línea de periféricos en Ofimat.

Hoy en cambio, existen diversas tecnologías en donde los cabezales de las impresoras son del tamaño de las hojas e imprimen en un solo proceso, lo cual las hace mucho más rápidas y efectivas, provocan menos desgaste a los elementos mecánicos puesto que lo que se mueve es la hoja y no los engranajes.

Otro gran avance ha ocurrido en el menor impacto al medio ambiente, por ejemplo: los dispositivos a láser requieren menos electricidad, o las soluciones administradas imprimen solo lo necesario.

“También mediante reglas de impresión las empresas evitan que cualquier usuario imprima todo lo que desea y lo restringen lo estrictamente necesario en el trabajo”, señaló Cardona.

Más del especial:

Impresoras: aliadas de la optimización y el ambiente

Breve historia de la evolución de impresoras

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *