Invasión de los roba cuerpos: los wearable devices vienen por ti

IDG

 

Un lugar en su bolsillo ya no es suficiente para los creadores de gadgets mó;viles; ahora, ellos quieren su cuerpo.

 

El propó;sito de estos dispositivos es mejorar vidas –inclusive ayudar a salvarlas- pero no todos están corriendo para comprarlos. En este mercado no tocado, muchas de las preguntas sin respuesta incluyen preocupaciones acerca de la privacidad y cuáles factores de forma serán có;modos y atractivos para el uso a largo plazo.

 

Puede ser de su interés el artí;culo: Wearables: el nuevo reto de seguridad informática

 

Gran negocio.

 

Es fácil ver por qué los vendedores están emocionados. Si los wearables despegan  –algunos predicen que así; será-, su potencial de mercado será inmenso, y el espacio aú;n está abierto sin un jugador dominante.

 

El apuro de los vendedores por tomar el mercado fue quizá mejor explicado por Kaz Hirai, CEO de Sony mientras hablaba en el CES.

 

“Tu solamente tienes dos muñecas y una cabeza; no puedes llevar 10 productos diferentes” dijo, “Una vez que aseguras la muñeca de alguien con un producto en particular, ellos usualmente se pegarán con él”.

 

Pequeños comienzos.

 

El actual boom en wearables puede ser rastreado hasta alrededor del 2006, cuando Nike le dio al podó;metro un giro digital. Su pequeño dispositivo Plus se añadí;a a un zapato para correr y contaba los pasos dados y tiempo que duraba una carrera. La informació;n era enviada a una aplicació;n de iPod y luego a una comunidad online en donde las personas poní;an llevar control y comparar sus sesiones.

 

Otras compañí;as le siguieron y a finales del 2008 Fitbit atrajo un considerable monto de atenció;n con su llamado fitness tracker. Este capturó; la imaginació;n de muchos debido a que era pequeño, fácil de andar y recolectaba informació;n de manera silenciosa durante todo el dí;a, sin importar cuál zapato anduviera.

 

Aú;n más, no necesitaba una conexió;n constante a un smartphone. Podí;a ser utilizado en el trabajo, en casa o en el gimnasio y subí;a la informació;n una vez que estaba en rango o en un estació;n de dock. El dispositivo emparejo bien con la era de la constante conectividad de los smartphones. Ese era apenas el comienzo.

 

Le recomendamos el artí;culo: El efecto revelador de Big Data.

 

La segunda ola.

 

Fitbit siguió; añadiendo productos adicionales. Su ú;ltimo Fitbit Force de USD$130, es una dispositivo pulsera con una pequeña pantalla digital. Aú;n se basa en el concepto de contar pasos pero la aplicació;n extrapola datos adicionales como distancia recorrida, minutos de actividad y calorí;as quemadas. 

 

Un altí;metro estima el nú;mero de pasos en subida. Si el usuario lo mantiene cuando duerme, el dispositivo intentará medir la calidad del sueño

 

Jawbone, un fabricante de parlantes y audí;fonos basado en San Francisco, vende el Up 24, una banda de seguimiento de estilo de vida de USD$150 que trabaja con una aplicació;n en iPhone. Un aceleró;metro mide la actividad basada en el nú;mero de pasos dados cada dí;a.

 

Apple en el horizonte.

 

A finales del 2012, reportes de noticias indicaban que Apple estaba desarrollando un smartwatch con Intel. Apple aú;n no ha confirmado ni siquiera que el proyecto exista pero ha sido efectivo al redefinir la mú;sica portátil y el mercado de los smartphones lo que significa que mucha de la atenció;n está centrada en la compañí;a de Cupertino. Las especulaciones crecieron después de que Apple contratara a Jay Blahnik, desarrollador del Fuelband de Nike para tabajar en su equipo de wearables.

 

“Creo que la muñeca es interesante”, dijo Tim Cook, CEO de Apple en la conferencia de Todas las Cosas D en mayo pasado.”Pero como dije antes, para que algo trabaje aquí;, primero se tiene que convencer a la gente que es tan increí;ble que ellos quieran usarlo”.

 

Glasses
 

El Google Glass ha ganado una atenció;n significativa, buena y mala. El dispositivo de montaje en la cabeza projecta informació;n en un pequeño prisma sobre el ojo derecho del usuario y ha atraí;do la controversia por su habilidad de grabar lo que el usuario está viendo. Los defensores de la privacidad fueron en contra de esta funció;n que esencialmente convierte a los usuarios de Glass en estaciones de vigilancia.

En el futuro

Una cosa es segura: los rastreadores de fitness, smartwatches y glasses no serán donde los wearables se detengan.

 

Thalmic Labs ha desarrollado un sensor electromiográfico llamado Myo que se puede usar en el brazo y recoge la actividad eléctrica muscular para interpretar movimientos y gestos. Una demostració;n del dispositivo de USD$149 muestra como un usuario puede jugar un video juego puede simular tomar una pistola y dispararla. Otro clip muestra a una persona girando un dron por medio del movimiento de mano hacia adelante y atrás.

 

La relació;n entre las personas y dispositivos se está haciendo más cercana”, dijo Stephen Lake, CEO de la compañí;a de Ontario. “Las personas están dispuestas a usar diferente tecnologí;a.”

 

Mientras una banda para el brazo no sea un gran diferenciador, ¿qué tal una peluca? El Smarwig de Sony, que se reveló; mediante una aplicació;n de patente, conecta a un smartphone y podrí;a incluir un GPS, cámara, transductor de ultrasonido y hasta un puntero láser. Con suficientes sensores, la peluca podrí;a leer expresiones faciales por el seguimiento de movimiento o piel, o encontrar adó;nde está una persona y en qué direcció;n mira. Podrí;a proveer una vibració;n discreta cuando un mensaje es recibido.

 

Para estar seguro, el Smartwig no es mucho más que una aplicació;n para patente actualmente. Sony tiene algunos pocos prototipos pero no ha hablado del producto.

 

Un nuevo protocolo de comunicació;n llamado Bluetooth de baja energí;a, que está abriendo su paso hacia los teléfonos, está ayudando a empujar la industria hacia adelante.

 

“Este permite a los dispositivos conectarse y desconectarse desde otros dispositivos más fácil y rápidamente” dijo Thalmic’s Lake. “Es realmente bueno cuando uno enví;a pequeños paquetes de informació;n. Tradicionalmente era una conexió;n a tiempo completo, pero el Bluetooth LE (Baja Energí;a por sus siglas en inglés) duerme y se despierta y enví;a bits de informació;n que prolonga dramáticamente l vida de la baterí;a.

 

Entra Intel.

 

Los wearables no han escapado de la atenció;n de Intel, el más grande fabricante de chips del mundo.

 

En el CES, Intel reveló; varios prototipos basados en una computadora llamada “Edison”. Sin ser más grande que una tarjeta SD, Edison es un “Pentium completo de clase PC” que corre Linux y cuenta con Wifi y Bluetooth.

 

¿Qué está saliendo de los laboratorios?

 

Google recientemente mostró; un prototipo de lente de contacto un sensor incrustado para medir los niveles de glucosa en las lágrians. La idea es que los diabéticos puedan ser alertados en sus teléfonos –o quizá Google Glass- cuando sus niveles de glucosa estén muy bajos. El lente está en sus etapas iniciales de desarrollo.

 

Intel, Honda, Toyota y varios laboratorios de universidad están desarrollando escáneres que buscan detectar a patrones de pensamiento. La tecnologí;a, llamada BMI (interfaz máquina cerebro por sus siglas en inglés) usa la electroencefalografí;a (EEG) para ostentar traducir pensamientos en intenciones.

 

Toyota mostró; un scanner en el 2009 que permití;a a las personas girar una silla de ruedas por medio de pensamiento ú;nicamente. Con cerca de 15 horas de entrenamiento, el sistema podí;a adaptarse para que el control motor del usuario fuera del 95% preciso para que básicamente los comandos izquierda, derecha, adelante y detente fueran entendidos.

 

Mientras los usos potenciales de los wearables son vastos y  están volviéndose más interesantes, tomar la mayorí;a de las personas para ponerse una computadora en su cuerpo será una orden difí;cil especialmente en el despertar de las revelaciones acerca de có;mo muchos usuarios ya están siendo seguidos cuando están en lí;nea. En el final, lo que aú;n falta es la primera aplicació;n clave  que cause que los consumidores olviden sus preocupaciones con respecto a la privacidad para ser parte de la siguiente gran cosa.

 

“Hay mucho potencian en este espacio, (pero) el jurado aú;n está en duda sobre cuáles aplicaciones realmente obligarán a los consumidores a salir y usar estos productos”, dijo Hirai, CEO de Sony.

 

Consulte otros artí;culos del especial web:

 

Wearables: el nuevo reto de seguridad informática

Polí;ticas oportunas serán clave en revolució;n de wearables

Invasió;n de los roba cuerpos: los wearable devices vienen por ti

Galerí;a: 7 wearables que invadirán el mundo empresarial

 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *