Sin categoría

Acceso a la información de salud: un derecho inherente del paciente

Anton Zamora Ilarionoff, Health Information Specialist at Consultant Technologies

El acceso del ciudadano a su información de salud (acceso a expedientes digitales o físicos), genera competencias de prevención y autocuidado en el paciente que ha demostrado en otros países ser una solución para reducir enfermedades crónicas, reducir tiempos de internamiento y disminuir los costos de los servicios de salud y de seguimiento de pacientes crónicos.

 

En el caso de Costa Rica es responsabilidad del Ministerio de Salud y de la Caja Costarricense del Seguro Social la promoción de la salud. La cual por mucho tiempo ha estado enfocada en anuncios comerciales, actividades con stands, educación en escuelas y colegios.

 

Dar acceso y activar al paciente:

 

El concepto de activación del paciente se enlaza con todos los principios de la atención centrada en la persona y permite brindar atención personalizada que ayuda a las personas a reconocer y desarrollar sus propias fortalezas y habilidades. Se basa en un enfoque basado en los activos que ayuda a las personas a desarrollar su capacidad para administrar su propia salud y atención, proporcionándoles información que puedan entender y sobre la que puedan actuar, y brindándoles asistencia que se adapte a sus necesidades.

 

 

¿Por qué es importante para la CCSS y el Ministerio de Salud?

 

En Costa Rica las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) representan la cuarta causa de muerte, en los grupos de edad entre 30 y 69 años el 55% de las muertes son producidas por ECNT y según datos del Ministerio de salud se estima que la muerte prematura aumentara en un 23% para el 2021.

 

La prevalencia de obesidad en la población se estima en un 10,8%

 

En la encuesta realizada en el año 2010 en la población mayor de 20 años se encontró

una prevalencia de sobrepeso y obesidad de 36.1% y 26%, respectivamente (CCSS 2010).

 

La población adulta mayor supera los 800.000 habitantes y se triplicara para el 2050.

 

Los pacientes crónicos o adultos mayores según estudios realizados en Reino Unido representan el 70% del presupuesto del Seguro social, pero usan el servicio solamente un 1% ya que la mayor parte del tiempo están bajo la tutela de los cuidadores, familias, otros.

 

Hay un incremento de evidencia científica que ha demostrado que el paciente es pieza clave en el sistema de salud y en el autocontrol de sus condiciones de salud.

Es fundamental que como sociedad podamos evolucionar a un modelo donde el paciente tenga acceso a su información y este pueda utilizarla para crear conciencia y en su propio beneficio.  

 

¿De quién son los datos de salud? ¿Cuál es el precio de no tener la información integrada?

 

En Costa Rica los ciudadanos no cuentan con acceso ágil y funcional a su información de salud, debido a que todavía se cree que los expedientes de salud pertenecen a los centros de salud o al médico. Esa visión era aceptable en otros siglos, pero tanto la legislación como la tecnología actual no lo permite en Costa Rica; el artículo 26 del reglamento de Expediente de Salud de la CCSS señala: “Toda solicitud de préstamo de expediente, para efectos distintos a la atención directa del paciente, requerirá de la autorización de la Dirección Médica….” Peor aún se estipula en el Reglamento del EDUS, donde indica que el usuario podrá solicitar su datos pero tendrá que pagar por ellos :  Artículo 28 Derechos sobre los datos: “…Se entregará la información de manera física, o por los medios tecnológicos, que se establezcan para tal fin, para lo cual la Institución fijará una tarifa, ajustada anualmente según las disposiciones de la Gerencia Financiera y descritas en Manual Operativo de este Reglamento, que correrá por cuenta del usuario titular de la CAJA.

 

Los actuales usuarios de la CCSS actualmente nos encontramos indefensos ya que no es posible acceder a nuestros datos de salud y cuando sea posible será mediante un pago.

 

Como solucionar esto

 

  1. Crear un expediente paciente nacional que permita integrar la información de salud de diferentes fuentes: médicos, laboratorios, imágenes, clínicas publicas y privadas, y que el paciente tenga acceso de forma que sea entendible su situación y como puede mejorar.
  2. Crear la interoperabilidad entre sistemas de información de salud.

 

¿Pero qué es la interoperabilidad?  Es la capacidad de dos sistemas o más de intercambiar y utilizar información entre ellos siempre y cuando exista un conjunto de lenguajes de intercambio de datos acordado previa y colectivamente. Es decir que sin interoperabilidad no existe un sistema nacional de salud integrado; tampoco, el acceso en tiempo real a la información crítica del paciente en caso de accidentes. Ni siquiera podríamos hablar de un expediente digital único en salud (EDUS) o portal de historia clínica electrónica, si no existe interoperabilidad. Así la interoperabilidad es el componente fundamental que permite reunir todos los datos de los pacientes, sin importar el lugar donde recibió un tipo de atención (EBAIS, hospitales regionales, consultorios médicos u odontológicos, laboratorios, centros de estudios de imágenes, etc).

 

Costa Rica necesita seguir el ejemplo de otros países que apostaron por la estandarización e interoperabilidad de sistemas de salud y hoy recogen los frutos. Un ejemplo es el caso de Dinamarca[5], con una población similar a la de Costa Rica este país aposto por integrar datos hace 20 años y el beneficio económico y para la salud está demostrado y garantizado. Según datos del Medcom Danés se transmiten 3.5 millones de mensajes de salud entre sistemas, eso incluye resultados de laboratorio, referencias y contrarreferencias, incapacidades, etc. Eso significa que por cada 1000 pacientes atendidos se ahorran 1500 horas de servicios secretariales o administrativos y la eficiencia que eso representa para la espera del paciente. No se pierden los resultados y se reutilizan las imágenes médicas para otros profesionales, existe una trazabilidad de los medicamentos consumidos y se puede calcular y proyectar la necesidad de medicamentos para los años venideros. En resumen, los ahorros y la eficiencia estimada para el sistema de salud danés haciende a 75 millones de euros anuales, con lo cual es posible construir un hospital nacional nuevo cada año.

 

En Costa Rica, el uso de los servicios de la CCSS va en aumento, la cantidad de exámenes de laboratorio realizados ha pasado de 2.077.075 a 2.262.783 en una década, los medicamentos despachados de 58 a 82 millones y se desconoce la cantidad de medicamentos que son desechados (Tabla).

 

INDICADOR CCSS

2006

2016

Exámenes Laboratorio

52 130 049

54 252 170

Medicamentos despachados

58.506.005

82.187.826

Numero de Placas radiográficas

2.077.075

2.262.783

Consultas anuales

16.410.657

19.025.068

Número de emergencias anuales

4.616.680

5.694.603

Cobertura asegurados PEA Total

61.91%

72.88%

Gasto por asegurado

280.760

526.584

Numero de trabajadores CCSS

40.141

53.395

Gasto per cápita en salud

277$ USD

663$ USD

Fuente: Área estadística en Salud, CCSS

 

Allí radica la importancia de tener un adecuado aprovechamiento de los recursos e información precisa y oportuna para la toma de decisiones, los recursos son limitados y debemos manejarlos de forma inteligente. En Costa Rica tenemos muy buenos sistemas de información de salud como el Expediente Digital EDUS implementado en todo el primer nivel de atención, el registro nacional de tumores, reconocido como uno de los mejores registros de cáncer en el mundo, sistema de prescripción electrónica, entre muchos otros más que lamentablemente no trabajan de forma integrada, y el problema no es solo entre instituciones, también dentro de las mismas instituciones los sistemas coexisten pero no están interoperados, y eso es algo urgente de resolver.

 

Para intentar construir un sistema de salud diferente, necesitamos del rediseño de nuestros sistemas de información, de tal forma que nos permita de forma correcta ayudar a las instituciones del sector salud a tomar decisiones integradas, para valorar mejor los costos de exámenes de laboratorio e insumos, contar con proyecciones financieras, compartir recursos, ahorrar mucho dinero en compras y lo más importante mejorar la seguridad del paciente y evolucionar como sistema país a una salud centrada en las personas.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR