Criptomonedas en la economía de hoy

Cecilia Pastorino, Security Researcher de ESET Latinoamérica

Hace ya unos años, el uso de las criptomonedas ha cambiado la forma en que se realizan las transacciones electrónicas. Las criptomonedas son un tipo de moneda digital basadas en la criptografía, es decir, que emplean técnicas de cifrado para reglamentar la generación de unidades de moneda y verificar la transferencia de fondos.  

Si bien existen diferentes criptomonedas, el Bitcoin fue la primera y al día de hoy continúa siendo la más popular. Creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, su objetivo era realizar transacciones financieras de forma digital y sin la intervención de terceros, garantizando también que sean seguras, descentralizadas e inmediatas.

Las transacciones que se realizan con Bitcoin y otras criptomonedas, se basan en la tecnología blockchain. Esto hace que quede un registro permanente e inmodificable de las operaciones, una característica muy valorada a la hora de utilizarlas. Teniendo en cuenta esto, las criptomonedas proyectan un sinfín de posibilidades para realizar transacciones en la era digital, gracias a sus propiedades únicas. Entre estas posibilidades, podemos destacar los denominados “contratos inteligentes” (del inglés smart contracts), que permiten incorporar la opción de transferir propiedad al mismo tiempo que se concreta el pago.

Sugerido: ¿Acelerará Libra el ecosistema Fintech y las criptomonedas?

Por otro lado, además de ser un medio de pago cada vez más aceptado a nivel mundial, al no existir entidades intermediarias los costos de las transacciones resultan mucho menores que las tradicionales. La ausencia de organismos de control e instituciones bancarias en este ámbito, sumado a las propias características previamente mencionadas de las criptomonedas, las han convertido en un instrumento de pago ideal utilizado por cibercriminales.

Podemos mencionar seis medidas que se deben tener en cuenta para fortalecer la seguridad al momento de realizar pagos con criptomonedas, con el objetivo principal de hacer transacciones seguras:

1- Separación de transacciones: una práctica recomendada para este tipo de operaciones, consiste en mantener una billetera virtual para transacciones cotidianas de pequeños montos y otra para operaciones de mayor volumen. Las billeteras físicas son consideradas más seguras, por lo que su uso garantiza una mayor protección de las criptomonedas vinculadas en ellas.

2- Utilizar un “servicio de custodia”: al momento de realizar una transacción se puede recurrir a un “servicio de custodia”, en estos casos, quien debe realizar el pago envía sus bitcoins al servicio de custodia, mientras espera recibir el ítem que solicitó. Hasta aquí, el vendedor sabe que su dinero está seguro en el custodio y envía el ítem convenido. Cuando el comprador recibe la mercancía, notifica la situación al custodio para que concrete la compra.

3- Hacer un backup de la cartera virtual: como cualquier política de backup de importancia crítica, es recomendable realizar actualizaciones frecuentes, utilizar diferentes medios y locaciones, y mantenerlos cifrados.

4- Cifrar la billetera: el cifrado de la billetera es crucial, especialmente cuando se encuentra almacenada en línea. Como puede suponerse, el uso de una contraseña robusta es indistintamente mandatorio. Aún mejor si es posible cifrar toda la unidad del sistema o espacio de usuario donde estos archivos se localizan.

También: ¿Cómo adquirir criptomonedas?

5- Evitar utilizar billeteras en dispositivos móviles: especialmente cuando se trata de grandes sumas de dinero, debes evitar usar dispositivos móviles ya que estos pueden ser extraviados y/o comprometidos. Más aún, en estos casos lo preferible es mantener la billetera en equipos sin ningún tipo de conexión a Internet.

6- Considera usar direcciones de firma múltiple: para el caso de transacciones corporativas, o aquellas que requieran un elevado grado de seguridad, es posible utilizar direcciones de firma múltiple, las cuales implican la utilización de más de una clave, almacenadas usualmente en equipos distantes en posesión de personal autorizado. De este modo, un atacante necesitará comprometer todos los equipos en los cuales se encuentren las claves, para luego poder robar los bitcoins, lo que dificultará su tarea.

Las criptomonedas surgieron como una respuesta del mercado, en Internet, a la demanda de una herramienta oportuna y sin intermediarios para realizar operaciones diariamente. El hecho de que no estén respaldadas por ninguna institución financiera en el mundo y que carezcan de respaldo físico, hacen que por ahora resulten una alternativa poco viable fuera de la red. Sin embargo, una cuestión que no se puede pasar por alto, es que los medios de pago están evolucionando hacia la erradicación del dinero en efectivo reemplazándolo por métodos basados en la tecnología. Esto hace pensar que, en un futuro no muy distante, el dinero como se lo concibe actualmente desaparezca y dé lugar a nuevos paradigmas de medios de pago que tengan su base en lo que hoy se conoce como criptomonedas.

 

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR