¡El país necesita un cambio de mentalidad!

Guillermo Varela, director ejecutivo Asociación GS Uno Costa Rica

Lo que hemos esperado por tantos años al final se llevó a cabo. La factura electrónica ya pasó a una fase de obligatoriedad que esperamos sea aprovechada por el sector empresarial costarricense.

Este proceso, que se ha alargado por más de 15 años, desde que la Asociación GS Uno propuso al gobierno de Miguel Ángel Rodríguez en el año 2000, supone un cambio total en las transacciones comerciales del país.

Por eso, creemos que mantener el norte correcto y un balance adecuado es primordial para las autoridades, si queremos avanzar en este gran proyecto.

Debido a los obstáculos que se han presentado desde que entró a regir la resolución de obligatoriedad en el mes de octubre de 2016, hemos hecho un llamado al Gobierno para que escuche al sector empresarial, siendo conscientes de que este es un proceso complejo que requiere ajustes en los sistemas transaccionales pero que a toda luz el sector está consciente de los grandes beneficios que trae la factura electrónica.

Naciones donde hoy la factura electrónica es un  éxito, enfrentaron deficiencias que se corrigieron, como es el caso de México y Chile.

En el Congreso de Logística realizado recientemente por GS Uno Costa Rica, representantes de empresas mexicanas dedicadas a factura electrónica, hablaron sobre su experiencia y sobre cómo un trabajo público-privado logró encaminar esta herramienta hacia una mayor eficiencia.

Es así como el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México  recaudó un 34,2 % más en los 6 primeros meses de 2014, en comparación con el mismo período de 2013 y las empresas redujeron sus costos de facturación hasta un 90 %.

No cabe duda de que todos estamos de acuerdo con la obligatoriedad de la factura electrónica, el problema no es el qué, si no el cómo. Para culminar con éxito el proyecto se requiere liderazgo y un trabajo integral de los sectores involucrados.

Este desarrollo debe ser visto con el afán de impulsar la competitividad nacional y mejorar sustancialmente la recaudación de los impuestos ya existentes, en lugar de pensar en crear nuevos aranceles o incrementar los actuales.

En un momento en que las compañías necesitan incrementar su rentabilidad, la factura electrónica propicia trámites más rápidos y ágiles con lo que aseguramos una reducción significativa en los costos logísticos; brinda a las autoridades una mayor visibilidad de las transacciones comerciales del mercado nacional, lo que permite una mejor captación tributaria, que es lo que las finanzas públicas piden a gritos.

Es un impulso importante para las pequeñas y medianas empresas, que en el contexto actual del país, requieren de procesos logísticos eficientes y maximizar sus recursos.

En general, Costa Rica necesita cambiar de mentalidad, enfocarse en una cultura empresarial moderna, donde el comercio electrónico continúe creciendo y con autoridades que propicien ese equilibrio público-privado.

Para lograr ese ideal, la Asociación GS Uno Costa Rica tiene las puertas abiertas para aportar su conocimiento global y local y ratifica su posición como ente rector de estos procesos.

 

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR