La banca tradicional en la nueva economía: Fintech una nueva forma de hacer finanzas

Manrique Chacón Vargas, director general de Tecnología de la Información en Banco Nacional

En la actualidad el mundo enfrenta diversos cambios que están reconfigurando la realidad en la cual vivimos, convirtiéndose en un entorno dominado por el poder de la información y la evolución tecnológica; a raíz de este nuevo escenario, se evidencian mega tendencias que convergen e intervienen indiscutiblemente en la forma de hacer negocios y que están cambiando progresivamente a la sociedad, impactando inclusive en nuestra región.

Una de las mega tendencias, en boga tanto en países desarrollados como emergentes, es la habilidad de innovar para generar nuevas formas de crear valor, dando lugar a nuevos modelos de negocios, pero sin dejar de lado los tradicionales. Bajo estas condiciones empresariales que difieren de cómo se venían haciendo las cosas, es como se estableció el término “nueva economía”, creada a finales de los años 90´s, la cual se centra en la información y el conocimiento como pilares para la productividad y competitividad, y caracterizándose por la realización de negocios en forma electrónica, re-concebir la oferta y la demanda y conquistar o ampliar mercados en el marco de la globalización.

Estrechamente ligado a este concepto nace la tendencia Fintech, la cual se fundamenta en el desarrollo de servicios financieros basados en la innovación tecnológica; eje central del presente artículo, cuyo objetivo es dar una macro visión de la importancia y potencial que implica Fintech y su impacto en el negocio de la banca tradicional.

Comenzaremos con explicar, en el sentido más etimológico, el concepto Fintech; el cual viene de la suma de los vocablos en inglés financial y technology, de forma literal se puede deducir que estamos hablando de las compañías tecnológicas que ofrecen servicios financieros, al margen de las compañías tradicionales como lo somos los Bancos. Esta definición responde a la realidad, dado que día con día son más las empresas tecnológicas que aparecen con nuevas alternativas para inversión y financiamiento. Ahora bien, si se deja de lado la literalidad y se enfoca el concepto como tal, es viable decir en una forma ampliada que Fintech se refiere a las “empresas que prestan servicios financieros a través de la tecnología”; es aquí en este punto, donde el abanico de oportunidades de negocio se abre para las compañías tradicionales que ya cuentan con el músculo tecnológico para desarrollar un fuerte potencial en paralelo a su ya bien conocida forma tradicional de operar.

Como bien podría suponerse que este boom tecnológico está impactando todo el sector empresarial y todas sus áreas de negocio y la Banca no es la excepción, es claro que la llegada de las empresas Fintech ha obligado a la banca tradicional a percatarse y adaptarse a esta nueva realidad, enfocándose arduamente en concretar su estrategia de cara a la era digital.

Hoy en día, gracias a la visión estratégica del negocio y a los esfuerzos tácticos de los departamentos de TI, los bancos son más tecnológicos,  ofreciendo servicios de excelente calidad mediante sus portales de banca en línea,  sacando provecho de los nuevos canales de comunicación  como lo son las redes sociales, las apps y los dispositivos móviles; no obstante, la carrera en los servicios de banca digital apenas inicia,  la constancia y dinamismo en los avances tecnológicos obliga a evolucionar e innovar de manera cotidiana para ser competentes, eficientes y buscar la excelencia en el servicio al cliente.

Debe tomarse muy en cuenta que  las transformaciones de los últimos años no son sólo en el plano tecnológico, sino que existe un fuerte  cambio también en los paradigmas sociales y culturales,  el concepto de Fintech ha llegado para satisfacer a un mercado de clientes que requieren nuevas propuestas de servicios con alta diferenciación, mediante modelos de colaboración y auto servicio desde sus dispositivos móviles;  y también para satisfacer la demanda de la generación millennials, cuya forma natural de hacer las cosas es mediante la tecnología (movilidad, apps, servicios en la nube, auto servicio, etcétera).

A pesar de los pronósticos extremistas y alarmistas de que esta tendencia fomentará la  desaparición de la banca tradicional, ésta conservará su papel preponderante en varias aristas del negocio financiero, dado que los bancos tienen una infraestructura consolidada para el manejo y cuidado de los bienes de los clientes y  están regidos por leyes y políticas de los gobiernos de cada país, lo que brinda seguridad y garantía a sus clientes, aspectos que aún no están consolidados en las recientes “Fintech”. 

Bajo esta tesis, más que un impacto para la banca tradicional, la era del Fintech se vislumbra como una gran oportunidad que puede desembocar en dos vertientes para la banca tradicional:

a) Muchos bancos están apostando por alianzas con empresas Fintech e invertir para adquirir el desarrollo de servicios y trabajar de la mano en el desarrollo de sus aplicativos estimulando nuevos nichos innovadores de manera controlada; siendo Asia y Europa regiones donde más ha crecido esta inversión y este tipo de alianza estratégica.

 b) Otros bancos se centran en el desarrollo de una estrategia digital propia que reinvente su “modus operandi”, aprovechando el “background” tecnológico con el que cuentan los bancos y amalgamándolo con su experiencia en el nicho financiero para desarrollar su propia plataforma tecnológica “Fintech”.

En Costa Rica, se denota muy incipiente esta mega tendencia y con muy pocos emprendimientos; un ejemplo es la pyme Masterzon, la cual ofrece servicios como factoreo y préstamos para empresas. Adicionalmente, al igual que en otros muchos países, en Costa Rica no existe una legislación y regulación específica para este tipo de empresas, la operación de éstas y el manejo de fondos son temas que necesariamente deberán ser analizados y regulados por la Superintendencia General de Servicios Financieros (SUGEF), a fin de que exista el respaldo requerido en materia regulatoria, motivo por el cual deben tenerse las precauciones del caso. 

El  Conglomerado Banco Nacional, que ha sido pionero en el negocio de la banca basada en la tecnología y la innovación digital, considerando y adoptando la evolución tecnológica y las tendencias mundiales, cuenta con una estrategia digital que le ha permitido brindar a su extensa y diversa población de clientes, de productos financieros accesibles desde sus dispositivos móviles, utilizando aplicaciones móviles con una interfaz simple, fresca, versátil y muy amigable, tal es el caso de las ‘apps’: BN Móvil, BN SINPE Móvil y BN Mi Banco. De igual manera, cuenta con la opción del portal “web” de Internet Banking, el cual brinda una amplia gama de servicios, siendo estas opciones orientadas al cliente no tradicional y que no gusta de realizar visitas presenciales a las oficinas bancarias.  

Cabe destacar que, aún con el éxito obtenido en los servicios digitales y siendo fiel a su cultura de mejora continua y pasión por la excelencia, el Conglomerado Banco Nacional es consciente de que hay mucho camino por recorrer y que el límite es su propia imaginación; siendo la innovación e investigación partes esenciales del ADN de su estrategia digital.

En línea con lo anterior, en el Conglomerado Banco Nacional y como parte de nuestra estrategia digital, aún y cuando tenemos la experiencia, el conocimiento técnico y plataformas con tecnología de punta, no descartamos el contar con un esquema de colaboración y alianza con empresas Fintech, eso sí, bajo una propuesta seria, concreta, regulada y sobretodo que brinde un alto valor para nuestro activo más importante, nuestros clientes.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR