Los 5 motores de la Transformación Digital en las organizaciones

Patricio Espejo López , Coach y Mentor | Transformación Digital

Hay varias definiciones disponibles acerca de este tema, cada una de ellas, por lo general explica el fenómeno transformación digital desde distintas perspectivas, permitiéndonos así su mejor comprensión.

Considerando varias de ellas, para efectos de mi hacer profesional, he integrado la siguiente:

La transformación digital es la reconstrucción de las dinámicas clave del negocio…

¿cómo? cambiando significativamente la disposición de los involucrados, mientras en su hacer se aplica en forma innovadora la tecnología digital disponible…

¿por qué? porque es la única forma de mantener la sostenibilidad en el tiempo, o sea, no es opcional…

¿para qué? para crear un Futuro con Innovación y Resultados Extraordinarios (el objetivo FIRE).

En la imagen a la derecha, se puede apreciar mi percepción actual de la dinámica de la organización moderna.

En ella he incluido números en azul para indicar las áreas en donde creo que los 5 motores contribuyen a una adecuada transformación digital. Los números son para darles un nombre, no para establecer orden o prioridad.

1. Plan Estratégico Digital

Este primer motor, proviene de un proceso a través del cual las organizaciones dan dirección, hacen viable y coordinan a todos los involucrados, definiendo y comunicando el qué se va a hacer para agregar valor a sus clientes y demás involucrados, mientras se optimiza los riesgos y los recursos con que se cuenta, para así obtener determinados resultados esperados. Para poder cumplir con tales propósitos, hoy no tenemos otra opción sino la de innovar… Y para que la innovación tenga el impacto significativo que de ella se espera, en una sociedad en donde la digitalización está cada vez más extendida, se requiere de personas que sean capaces de aplicar adecuadamente la tecnología digital disponible al hacer organizacional. El plan estratégico, al volverse digital, se convierte en un motor de transformación que incluye elementos emergentes, tales como: la conveniencia digital de sus clientes y demás involucrados, el mercadeo digital y modelos de negocio digitales basados en una arquitectura organizacional también digitalizada (ej.: el comercio electrónico, productos digitales, por nombrar algunos.).

2. Arquitectura Organizacional Digital

Este motor, se encarga de la debida articulación de activos, procesos y personas en una infraestructura que haga viable y controlable la ejecución del pensamiento estratégico establecido. Su nombre ha sido extrapolado del dominio del hábitat humano para connotar que, a diferencia de la ingeniería, se trata de un arte-técnica que necesita ser aplicado en el diseño estructural de la organización para: darle materialidad y soporte al pensamiento estratégico; generar comportamientos que impulsen la efectividad, eficiencia, productividad y el cumplimiento a todo nivel; y, optimizar inversiones, riesgos y el uso de recursos. La arquitectura organizacional digital es como una moneda. En una cara, están las reglas del negocio, las cuales son la base para definir los productos/servicios del negocio; y en la otra, está la plataforma tecnológica, la cual provee los servicios digitales en los cuales se basa el negocio, los cuales deben ser entregados con garantía de: disponibilidad, capacidad, seguridad y continuidad. Hoy contamos con mejores prácticas, modelos empresariales y tecnología que nos pueden ser de gran utilidad al momento de re/diseñar la arquitectura organizacional en consonancia con el pensamiento estratégico. Al hacerlo, el gran reto está en concebir una arquitectura acorde con quienes que harán uso de ellas.

3. Proyectos en 3D

Los proyectos son el medio a través del cual las organizaciones construyen su futuro. A este respecto, quiero tomar dos cosas que digo en mi libro “Proyectos que hacen diferencia”: Un proyecto se considera exitoso, cuando logra cumplir con la entrega del valor esperado, dentro de los rangos de tolerancia establecidos para: tiempo, costo, calidad y beneficios. La tecnología y mejores prácticas no han sido suficientes para que quienes invierten alcancen satisfacción con lo obtenido de sus proyectos. En respuesta a esta situación, mi propuesta es actuar desde la perspectiva humana, y para hacerlo, utilizo una definición particular, y complementaria a la de las mejores prácticas existentes, acerca de qué es un proyecto… Un proyecto es una organización temporal donde Personas les cambian la vida a otras Personas. Al profundizar en esta perspectiva, nos damos cuenta de que la coordinación humana y el rol de las habilidades Soft en ella, en adición a las habilidades técnicas, son fundamentales para la adecuada concepción y ejecución de proyectos. Este nuevo enfoque, nos permite percibir a la Coordinación Humana como una 3ra. Dimensión que, si bien siempre ha estado ahí, no la distinguimos… Pues ocurre simultáneamente con la dimensión física, que es donde creamos productos y artefactos; y, la dimensión de gobernanta y gestión, que es donde ejecutamos procesos implantados para tales fines. Mantener estas 3 dimensiones en una dinámica virtuosa, tal y como lo hace un malabarista al mantener 3 pelotas en el aire, forma parte de un cambio fundamental en la conducción moderna de proyectos que, al producirse, hace de esta iniciativa de Proyectos en 3D un motor importante en la transformación digital. Realmente espero que, poco a poco, las organizaciones en nuestra región empiecen a darse cuenta de esto.

4. Procesos del Negocio Digitales

Los procesos son flujos que le dan vida a la infraestructura creada, ellos recorren su interior y la conectan con el exterior. En su acción interna, deben permitir conectar armónicamente la gobernanza, la gestión y la operación organizacional, haciendo permear adecuadamente el pensamiento estratégico en toda la organización. El motor requerido aquí, es un sistema integrado, coherente y congruente de procesos ejecutados por personas debidamente dispuestas y preparadas, tanto para la gobernanza y gestión del negocio como de los servicios digitales en los cuales el negocio está basado. En la definición de este sistema de procesos, son fundamentales los criterios de diseño a utilizar. En este sentido, creo que solo cuando dejamos la perspectiva habitual de ver los procesos como flujos de actividades y nos posicionamos desde la perspectiva humana, es que nos damos cuenta del por qué, cuando definimos e implantamos procesos solo siguiendo estándares, mejores prácticas y aplicando tecnología, logramos una satisfacción parcial que no es suficiente para satisfacer lo requerido/esperado por todos los involucrados. Diseñar procesos desde la dimensión de la coordinación humana nos permite utilizar como criterio esencial de diseño los flujos conversacionales que quienes participan realizan para: señalar hechos, ofertar, pedir, negociar, comprar, vender, reclamar, etc., haciendo uso de sus habilidades intra/interpersonales (soft/people skills), tales como: maestría personal, capacidad comunicacional, aprender, liderazgo, coaching, mentoring, por nombrar algunas. El desarrollo de este tipo de habilidades soft no estuvo en la formación académica de la actual población laboral activa, y sigue sin estarlo de manera adecuada, en la que se está formando. Por esta razón, para las organizaciones, el desarrollo de estas competencias en su capital humano se ha vuelto mandatario. La buena noticia, es que hoy contamos con las herramientas para desarrollar soft/people skills en los individuos.

5.Cultura Organizacional Digital

En muchas organizaciones, este quinto motor no es inteligible, razón por la cual, no forma parte de los factores considerados en la conducción organizacional; en otras, las decisiones que se toman se hacen en función de la noción que se tiene acerca de ella, la cual se piensa es así y que no puede, o no vale la pena, ser cambiada.

Para una mejor comprensión compartida…

Una cultura es el comportamiento colectivo que una comunidad desarrolla a partir de una experiencia significativa de vida conjunta y está formada por el conjunto de: creencias, principios, valores, hábitos, costumbres y modos de hacer, que determinan su capacidad efectiva de acción.

Cuando añadimos el término organizacional, lo que hacemos es acotarla en la construcción humana que conocemos como organización.

Cuando añadimos el adjetivo digital, lo que queremos connotar es la necesidad de incluir en ella la empatía digital.

Cada cultura tiene sus rasgos característicos y éstos: favorecen, frenan o detienen, la ejecución de la visión estratégica, por esta razón antes de establecer dirección, es importante comprender las fortalezas y debilidades de estos rasgos, así como las amenazas y oportunidades que generan.

Hoy contamos también con herramientas que nos permiten identificar y profundizar en la comprensión de los rasgos culturales de cualquier organización e intervenirlos para: agregar, quitar y/o modificar, lo que se considere necesario, según sea lo que se quiera hacer. Si desea conversar o conocer más acerca de este tema no dude en contactarme o visitar mi sitio web.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR