Retos de la implementación del Comercio electrónico

Juan Carlos Castro Brenes, Director de Proyectos Olé

El comercio electrónico existe en el mundo desde mediados de los noventas y ha evolucionado a una gran variedad de servicios como transferencias de fondos, cadenas de suministro, marketing, procesamiento de transacciones en línea, intercambio electrónico de datos, entre otros. En Costa Rica se ha venido abordando como una necesidad de innovación en los departamentos de mercadeo, pero si bien algunas empresas tratan de implementarlo, todavía son pocas las que logran alcanzar el éxito.

En esta área conviene tener en cuenta que las empresas que venden o brindan servicios como los bancos (Internet Banking) tienen una logística relativamente sencilla, pues las acciones del usuario se traducen en movimientos de dinero en los sistemas del mismo banco y en ese momento termina la operación.  Pero cuando las empresas quieren vender productos el panorama es algo más complejo.

Cuando se quieren vender productos las empresas deben pensar en el canal digital como una interfaz de un proceso de venta ya establecido por la empresa. Es decir, si la empresa ya realiza ventas a través del país, tiene un sistema de pedidos, una logística de despacho; es mucho más fácil implementar una plataforma de comercio electrónico. Caso contrario, conviene comenzar por definir esta logística.

 

Este reto puede ser abordado desde un punto de vista de cadena de suministro, para cualquier negocio que quiera implementarlo. El comercio electrónico lleva estos retos:

1. Inventario: La plataforma de comercio electrónico debe consultar un inventario y determinar si hay o no hay existencia antes de tramitar el pedido. De dónde se toman las existencias, la creación de las bodegas para abastecer la plataforma en línea, reabastecimientos, son aspectos que deben tratarse.

2. Oferta: Qué productos deben ir en los canales de venta en línea. Con qué frecuencia se actualizarán los precios de la web, qué estrategia de ventas seguirá el cantal digital.

3. Despacho: Con qué frecuencia se harán las entregas, qué rutas, en qué tiempos y con qué costo de envío.

Obviamente los negocios de menor tamaño, zonas geográficas más delimitadas podrán comercializar de manera más sencilla; enviando por correo sus pedidos, con tarifas predefinidas y fáciles de implementar a nivel tecnológico.

Pero grandes cadenas a nivel nacional primero deben resolver, cómo recibir, tramitar, enviar y entregar el pedido, y posteriormente pensar en el canal digital. De hecho, la implementación digital suele ser un proceso menos retador que la definición de los aspectos logísticos.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR