La ciencia de datos para encontrar el amor

Geraldine Varela

Desde su lanzamiento oficial en diciembre de 2015, Tinder ha logrado desbancar a otros contendientes en la misma área como Zoosk, OkCupid y Hinge pero ¿qué tan certeros son los algoritmos para encontrar coincidencias con otras personas?

Geraldine Varela  / @varelageraldine

No es la única aplicación pero es quizás la más conocida. Tinder ha ganado muchos adeptos en poco tiempo y ahora la cantidad de datos que manejan se convierten en la esperanza de muchos de que, por medio de la ciencia de datos y algoritmos de coincidencias, encontrar a la pareja ideal y compatible, o algo similar.

La ciencia es exacta. Sí que lo es, pero ¿pueden los algoritmos ser realmente utilizados para ayudarnos a encontrar el amor? Cuando se trata de personas, sentimientos y hasta problemas psicológicos, los perfiles on line que se ingresan cada día a la base de datos de los sitios web para encontrar pareja pueden no ser tan exactos.

Para quienes no conocen estas aplicaciones, principalmente Tinder, esta app funciona de la siguiente manera: la aplicación muestra una imagen de una potencial pareja (hombre o mujer), junto a con su edad e información que públicamente haya compartido en redes sociales.

Lea también: Amor en tiempos del Malware

Si usted comparte amigos en Facebook con esa persona, la aplicación se lo hará saber. Si no le agrada el aspecto de la persona sugerida, deslice su dedo a la izquierda, y no volverá a ver su perfil.

Pero si le gusta lo que ve, deslice el dedo a la derecha, en señal de aprobación. Sólo cuando ambas partes aprueban el perfil del otro, Tinder lo comunica a los dos usuarios y permite el contacto. ¿Sencillo, cierto?

La clave de Tinder, y de cualquier aplicación para citas, es la de su algoritmo. Los usuarios no tienen que llenar una encuesta de cincuenta preguntas sobre lo que están buscando solo registrarse y vincular el perfil de Facebook que en un click dispone los gustos y aficiones del nuevo perfil de Tinder.

Sin embargo, científicos de datos que han analizado este tipo de aplicaciones, explican sus aproximaciones calculadas a los algoritmos de citas. Si bien esto puede funcionar como una estrategia de coincidencia, la bidireccionalidad es el principal problema. 

Lo que quiere decir es cuando Amazon realiza una sugerencia basándose en las preferencias de las búsquedas anteriores insinúa un artículo casi igual pero cuando se trata de seres humanos las coincidencias no necesariamente significan una relación exitosa

De acuerdo a los expertos, respecto a la utilización de algoritmos que emparejen los sentimientos versan muchas críticas. Algunos de estos señalamientos incluyen que restringir el pool de prospectos no mejora la tasa de éxito, que los sitios presentan a los miembros con probabilidades no especificadas lo cual no hace diferencia de conocer a extraños en un bar y que los algoritmos no pueden explicar problemas psicológicos intensos.

Además: Un app también pueden ser cursi

Según los creadores del sitio, los algoritmos y tecnologías para poder acertar con los gustos y preferencias de todas las personas se mejoran cada día, pero lamentablemente en el corazón no se manda.

Actualmente Tinder está disponible en 196 países y en treinta idiomas, cada día se hacen casi 26 millones de conexiones, lo que hacen un total de 11.000 millones desde que la plataforma viese la luz en California según datos de sus representantes.

 

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR