Análisis de la cripto revolución

Soy Digital

Algunos cambios que provocará la revolución industrial 4.0 apuntan también al sector económico. Observe con detalle la lógica del uso de criptomonedas, la necesidad detrás del valor global de reserva y la creciente demanda en este campo.

CIO

Las criptomonedas han estado en el centro de los desarrollos relacionados con la tecnología de las finanzas durante los últimos años, despertando el gran interés del público en general en el campo de la criptografía; universidades prestigiosas como Princeton ahora ofrecen cursos dedicados a dominar blockchains.

Pero la cripto revolución moderna no comenzó de la noche a la mañana. Aquí analizamos la lógica del uso de criptomonedas (con una perspectiva histórica), la necesidad detrás del valor global de reserva y la creciente demanda en este campo.

Para que un artefacto sea llamado “dinero”, debe cumplir con ciertos requisitos; debe ser portátil, duradero, reconocible, escaso, y debe ser divisible en denominaciones más pequeñas apropiadas. Las criptomonedas cumplen estos requisitos, e incluso más. Por ejemplo, Bitcoin es divisible en 10^8 unidades de base llamadas Satoshis, se puede almacenar electrónicamente y no se atrofia o descompone.

Además, está respaldado por una “prueba de trabajo”, lo cual garantiza su escasez. De hecho, el número total de bitcoins que se inyectará en el mercado (proporcionado a los mineros) durante las próximas décadas ya se ha estimado con mucha precisión y tiene un límite de 21 millones de BTC.

La idea de las criptomonedas resuena muy bien con la idea del “dinero ideal” propuesta por John Nash en su famoso artículo de 2002 del mismo nombre. En el artículo, Nash describe un valor de reserva que pueda ajustar el índice de precios de consumo industrial (ICPI) dependiendo de cómo evolucionen los patrones del comercio internacional. Para que una moneda se denomine dinero ideal, debe ser apta como valor de almacenamiento que sea aceptable incluso fuera de fronteras nacionales.

Ver más: Revolución tecnológica automovilística

Esto es importante para las personas que no tengan fe en la moneda de su propio país o que deseen diversificar sus propiedades. El Bitcoin hizo un paralelo con esta definición durante la severa crisis financiera en Chipre en 2013 cuando las personas perdieron la fe en su sistema bancario y comenzaron a comprar BTC, lo cual causó a su vez que los precios se disparasen. Lo mismo sucedió nuevamente en 2015 durante el pico de la crisis financiera griega.

Mientras que el Bitcoin (y otras criptomonedas) tienen características que las hacen “ideales”, también hay varios problemas que las acompañan. Todas las transacciones son irreversibles; esto significa que un pago defectuoso no se puede deshacer. El dinero fluye en una sola dirección. En algunos sistemas como Ethereum, a veces es posible ejecutar una transacción inversa, aunque eso depende de cómo se haya construido el contrato. Otro problema no resuelto de las criptomonedas es vincular las identidades en línea con las identidades del mundo real. Diferentes criptomonedas toman posturas diferentes al respecto, dependiendo de cuan provechosa sea la relación entre la privacidad del consumidor y la comodidad de realizar la transacción (Bitcoin es semi anónimo).

Otra preocupación “teórica” ​​de un mundo gobernado usando criptomonedas es que casi todas son de naturaleza deflacionaria. Aquí es donde chocan dos escuelas de pensamiento, pero una clara mayoría de los economistas cree que las economías deflacionarias no son sostenibles. Aunque no supone una gran preocupación en el presente (probablemente esta es la razón por la que no se discute lo suficiente), las monedas como el BTC sí tienen el problema al caer en espirales deflacionarias.

No cabe duda de que las criptomonedas llegaron para quedarse, y crecerán sustancialmente en cuanto a tamaño de mercado durante los próximos años. Varias nuevas criptomonedas están saliendo últimamente, cada una haciendo algo diferente a las demás.

Lea después: Tendencias de ciberseguridad en la era industrial 4.0

Además de criptomonedas como el BTC, Dogecoin y Litecoin, también han surgido plataformas, sobre todo el proyecto Ethereum. Algunas nuevas criptomonedas prometedoras como trade.io están explorando el combinar tokens de utilidad con una plataforma de intercambio, como se detalla en este informe técnico de Trade IO.

Aparte de las criptomonedas, las blockchains también han capturado la imaginación de las personas últimamente. Han surgido varias startups que aplican la tecnología blockchain para resolver problemas de naturaleza distribuida que requieren consenso entre las partes involucradas. Gigantes tecnológicos como Walmart están utilizando blockchains para la gestión de la cadena de suministro, mientras que los grandes bancos lo están utilizando para reimaginar su flujo de dinero y para transacciones casi en tiempo real. Esta área seguramente va a ver un gran desarrollo en los próximos años.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR