Las ciudades inteligentes se potencian de la mano del IoT

Juan José López Torres

IoT avanza en el mundo de los negocios, con clientes más customizados que nunca. El desafío de las ciudades inteligentes para aprovechar la cantidad de datos

La tecnología IoT (o Internet de las Cosas, si usamos las siglas en inglés) está transformando a las empresas y a la manera de hacer negocios a un ritmo vertiginoso. Con IoT cualquier objeto de la vida cotidiana (heladeras, cerraduras, lavadoras, relojes inteligentes, por sólo mencionar algunos) tiene la capacidad de conectarse a Internet y de transmitir o recibir información, en cualquier momento y desde cualquier lugar.

De acuerdo con un estudio realizado por la empresa Vodafone en 13 países, la IoT experimentó un 241% de crecimiento en los últimos cinco años y casi un 30% de las empresas de esos mercados utilizan soluciones IoT en la actualidad. Un 46% de las compañías, especialmente en las áreas de transporte y logística y en el comercio minorista, las ha incorporado en sus procedimientos operativos. De acuerdo con la consultora Gartner para el año 2020 habrá cerca de 20.000 millones de dispositivos conectados al IoT y los proveedores de productos y servicios de esta tecnología generarán más de US$ 300.000 millones en ingresos.

A medida que los chipsets se hacen cada más pequeños y más eficientes a nivel energético los usuarios contarán con más opciones para manejar su entorno. La inteligencia y la interconexión están en todos lados: en las plataformas de localización, en los dispositivos hogareños, en las soluciones para salud y fitness y en productos M2M, por ejemplo. Sin embargo, las ventajas de la IoT no se limitan a los negocios si no que se extienden a otros ámbitos. En ese sentido, las Smart Cities son un perfecto ejemplo.

Sugerido: Una conectividad superior requiere de chipsets específicos

IoT está en cada rincón de una Ciudad Inteligente, con usos y aplicaciones muy variados. Por ejemplo, en las redes Wi-Fi públicas, en los centros de tránsito, en la administración del tráfico, en los estacionamientos dinámicos, en los medidores inteligentes, en los edificios inteligentes, en la seguridad pública. Para todo esto, es indispensable que una Smart City cuente con redes de banda ancha eficientes que permitan conectar los dispositivos y las aplicaciones IoT de manera tal que la conectividad sea total y omnipresente, las veinticuatro horas, los siete días de la semana, durante todo el año.

Las redes cableadas (ya sea de fibra o cobre) son el soporte de conectividad para conectar edificios y “dispositivos periféricos” tales como las cámaras de vigilancia, los puntos de acceso Wi-Fi, las small cells y los sistemas de antena distribuida (DAS). Por otro lado, la red no cableada debe cumplir con protocolos inalámbricos, que pueden incluir Wi-Fi, LTE, NB-IOT, 5G, Bluetooth, GPS, Zigbee, entre otros.

En esta tendencia, la empresa MediaTek ganó el premio “IoT Semiconductor of the Year” de IoT Breakthrough, organización independiente que reconoce a las principales compañías, tecnologías y productos en el mercado global de Internet de las Cosas. Durante casi dos décadas, los chips IoT de la firma han impulsado productos conectados de diverso tipo, como dispositivos móviles, productos para el hogar inteligente, equipos portátiles y servicios de ubicación.

El reconocimiento tiene en cuenta la experiencia de la firma en el diseño de circuitos altamente integrados, administración de energía, rendimiento de procesamiento y conocimientos de conectividad. Ahora, MediaTek está en pleno desarrollo de las plataformas para la próxima generación de conectividad con productos dotados de tecnología inalámbrica 5G y soluciones NB-IoT (Internet de las Cosas de Banda Angosta).

Además: Tres tendencias de IA que dominarán en el 2019

Las grandes protagonistas de las Ciudades Inteligentes es la red NB-IoT y en el futuro la red 5G, la próxima generación del estándar de conectividad, que ofrecen velocidades más rápidas y conexiones más confiables para los dispositivos interconectados de IoT y las Smart Cities.

Por su parte, NB-IoT reduce la complejidad de los dispositivos, aumenta la vida útil de la batería a varios años y permite una cobertura más profunda para llegar a sensores y medidores que están ubicados en lugares de difícil acceso, como áreas rurales remotas o dentro de edificios. Incluye aplicaciones para gobiernos y empresas, rastreo de vehículos, dispositivos wearables personales (relojes, medidores de actividad física), mantenimiento y controles remotos, medición inteligente, pagos en el punto de venta y dispositivos de seguridad.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR