Los bots son más productivos de lo que cree

CIO

La realidad es que mientras algunos bots son malos, otros son buenos, pero la mayoría está en algún punto entre estos dos grupos. Lo que se necesita es una herramienta de manejo que le permita aplicar un amplio rango de acciones basadas en el modelo de negocios de su sitio web.

Considere la industria aérea: un sitio web de reservaciones aéreas podría ver un 50% de tráfico humano y el otro 50% provendría de bots. Mientras el primer impulso es bloquear el tráfico de bots, un enfoque más efectivo es entender por qué  están allí y cuál es el impacto en el negocio.

Proveer la información tiene su precio. La mayoría de las aerolíneas no almacenan sus itinerarios y precios en la casa, sino que usan un sistema de distribución global (GDS, por sus siglas en inglés) como Amadeus o Sabre. Cada vez que alguien revisa información sobre vuelos, eso conlleva una llamada al GDS.

Con cada llamada al sistema de distribución, ya sea de un humano o de un bot, se genera un costo que puede ser sustancial en caso de grandes volúmenes (alrededor de miles de dólares cada mes). Con consumidores y socios, el costo del GDS está integrado al de las ventas. Sin embargo, con los competidores se trata simplemente de un costo perdido sin ningún beneficio.

Además: Los robots del big data que pueden ayudarle a su compañía

Todo esto en el contexto de negocios debe ser considerado cuando se converse sobre bots, porque ayuda a determinar los requerimientos técnicos de una solución de su  manejo.

Primero, se sabe que los bots no funcionan. La industria aérea es una industria global de 700 mil millones de dólares, tanto las aerolíneas de la competencia como los servicios de inteligencia competitiva que les venden tienen un incentivo financiero enorme para obtener la información de los vuelos y ganar un mayor porcentaje de esos US$700 mil en ganancias. Bloquearlos no los hace desaparecer, solo les hace saber que fueron detectados y eso solo los motiva a desarrollarlos para evadir sus detecciones.

Segundo, distinguir entre bots buenos y malos puede ser extremadamente difícil, cuando no imposible. Mientras que siempre es posible permitir los de un pequeño número de socios autorizados, la industria de viajes posee muchos pequeños motores de búsqueda y sitios de viaje. Estos sitios pequeños entran en aquellos “matices” de socios no autorizados que puede que no tengan una relación formal con la aerolínea, pero actúan como canal potencial para captar clientes. Eso quiere decir que bloquear bots desconocidos probablemente afecte a estos socios no autorizados y tenga un impacto inesperado en las ventas.

Así que ¿cómo se resuelve el problema de negocios de forma significativa siendo consciente del hecho de que muchos bots desconocidos pueden contribuir con las ventas? El manejo de ellos necesita trascender la organización de bloqueos y permisos hacia la aplicación de un amplio rango de acciones o respuestas.

Lea también: ¿Cuán cerca están los robots de dominar al mundo?

Por ejemplo, en la industria de las aerolíneas el problema principal es el alto costo de búsquedas GDS hechas por bots que visitan el sitio. Se puede aliviar este problema sin tratar de bloquearlos en masa usando datos guardados en caché para responder a peticiones para itinerarios de vuelo y precios. Dándoselos así se puede reducir dramáticamente el número de llamadas hechas al GDS sin alertar al operador del bot que se ha detectado el suyo. Esto ayuda a minimizar los altos costos asociados con los bots, a la vez que disminuye su tasa de evolución y sin cerrarle la puerta al incremento de clientes y ventas a través de socios no autorizados y desconocidos.

La situación anteriormente descrita no se limita de ninguna forma a la industria de aerolíneas. La línea entre los bots malos y buenos se va haciendo más y más borrosa en la mayoría de los ramos, dificultando a cualquier organización abordar el problema de forma drástica.

Cuando se trata de bots, el contexto importa. Los consumidores, socios, competidores y otros interactúan con su sitio web de formas nuevas y diferentes. Por eso mismo, bloquearlos como estrategia por defecto, ahora más que nunca, podría hacerle daño a su negocio de formas impredecibles.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *