Maddog: “El software propietario puede ser un peligro para el progreso”

Soy Digital

““¿Cómo creen que Bill Gates creó Microsoft?, ¿comprando el software a alguien más? No sean tontos, él comenzó con sistemas libres que necesitaban ser mejorados.””

Para el director ejecutivo global de Linux International, la libertad digital reside en el poder de tomar decisiones sobre el software que se están ejecutando, no que estos le digan cuándo, cómo y dónde hacerlo.

Róger Gutiérrez

 

“Quien se considera demócrata y está usando en este momento Windows, es un hereje de la sociedad”, arguyó John “Maddog” Hall, presidente global de Linux, con una voz seca que hizo retumbar las sillas y hasta los corazones de quienes nos encontrábamos en su presencia, durante la ponencia magistral que ofreció en el Campus Party Costa Rica 2015.

 

Él, a pesar que lleva sobre sus hombros la tutela de una de las más grandes compañías de tecnología en el mundo, dice sentirse libre y tranquilo, desde sus derechos fundamentales hasta el software que utiliza en su computador, pues asegura que dicho sistema no le pertenece a nadie, no se lo debe a nadie y jamás ha tenido que pedir permiso para tomar decisiones o solicitar actualizaciones.

 

Maddog, como es mundialmente conocido, señala que cuando un usuario compra un software o una nueva versión de Windows- su ejemplo por excelencia- en realidad le está pagando a esa empresa por controlar sus acciones de su propio ordenador, puesto que este siempre le dirá al usuario dónde debe instalarlo, cuándo debe actualizarlo, cuántas personas pueden usarlo y cómo debe ejecutarlo.

 

Además: Siete íconos mundiales que han asistido al Campus Party

 

Con esto, para él la esclavitud no se ha erradicado, al contrario, se acrecentó con la emancipación de la virtualidad; afirma que este síndrome social saltó del sometimiento físico al digital y con ello nació el yugo mental por medio de aquellos software propietarios que “prestan” un licencia de uso a sus usuarios y que si, por alguna razón, este no puede renovar ese permiso o no posee los medios para migrar a las nuevas versiones, simplemente esa empresa se apodera de su información y sus datos y bloquea la ejecución de sus comandos a conveniencia.

 

“A las compañías no les gusta la libertad,  les gusta el control”, articuló Maddog con su dedo índice señalando a los presentes. Él asegura que es imposible creer que en la región centroamericana y más aun en Costa Rica exista tan enorme fuga de cerebros. Esto se debe a que los estudiantes recién graduados en carreras de TI, tienen la ilusión de migrar a los grandes centros de investigación y desarrollo de tecnologías por la limitación que tienen de crear sistemas, infraestructuras virtualizadas o nuevos productos enfocados a los usuarios.

 

Empero, les dice que es un gran desperdicio que se avoquen por querer trabajar su vida completa para compañías como Facebook, Google o la misma Microsoft, pudiendo desarrollar sus propias empresas a través de software libre como Linux u otros que estén disponibles en el mercado.

 

No se pierda: El único mortal que conoce como nació el internet

 

Afirma que esta es la principal razón por lo que entre las décadas de los 60’s y 70’ el mundo presenció, en plena guerra fría y con una Europa dividida, una explosión de inteligencia y edificación virtual, debido a que: “los sistemas era libres, las personas querían mejorar los pocos ordenadores que existían y nadie le decía qué hacer a nadie”.

“¿Cómo creen que Bill Gates creó Microsoft?, ¿comprando el software a alguien más? No sean tontos, él comenzó con sistemas libres que necesitaban ser mejorados.”

 

Dentro de las principales bondades que este ejecutivo señala del software libre se destaca que estos sistemas están diseñados con interfaces y estándares que la gente puede entender y que además, el usuario no va a necesitar  nunca de un ingeniero o el servicio de soporte técnico por una falla en los comandos u opciones que aparecen en la configuración con tecnicismos que por lo general, la gran mayoría de personas no conoce o comprende.

 

Además afirma que la estabilidad es la gran garantía de los software libres como Linux, quien ofrece buena experiencia de cliente a sus usuarios. Sus sistemas de seguridad están diseñados para configurarse por según la conveniencia de sus poseedores, entre tanto, asegura que ya es tiempo de que las nuevas mentes tecnológicas desarrollen sus propias barreras de seguridad y ¿por qué no?, abrirse a la posibilidad de posicionarse en el mercado.

 

Para Hall, la única forma de combatir esta esclavitud tecnológica se basa en que los jóvenes tecnólogos se quiten el miedo y se lancen a la innovación y creación de su propio portafolio de servicios, no necesariamente solos, es más- asegura- debe ser compartido y en comunidad si quiere ser exitoso.

 

“Si usted es estudiante puede crear un portafolio de productos, así fue como obtuve mi primer trabajo. Existen 300 programas que yo he escrito y eran buenos; eso me dio mi primer trabajo, no mi diploma”, concluyó en medio de aplausos.

Este artículo está clasificado como: , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR