Mida las consecuencias de alterar la verdad en las redes sociales

Boris Ríos

Una investigación de Kaspersky Lab reveló que los hombres están dispuestos a ir más allá para asegurar más “Me gusta”.

Boris Ríos

Muchas personas están recurriendo a las redes sociales para lucirse ante sus amigos, recopilar tantos “Me gusta” como sea posible y así sentirse bien consigo mismos. Pero en esta búsqueda de validación social, estas personas juegan con la verdad y ocultan sus vidas.

Una nueva investigación de Kaspersky Lab muestra que una de cada diez personas modificaría la verdad en las redes sociales para hacer que a más personas les guste lo que publican. La investigación también muestra que en la búsqueda de los “Me gusta”, los hombres son más propensos que las mujeres a divulgar su intimidad. Uno de cada diez hombres (9%) publicaría una foto desnudo en comparación con sólo un 5% de las mujeres, y el 13% de los hombres publicaría fotos de sus amigos en alguna prenda reveladora.

Para atraer la atención y asegurar un buen número de “Me gusta”, aproximadamente una de cada diez personas (12%) simula estar en algún lugar o hacer algo que podría no ser necesariamente cierto. Esto se eleva a 14% de los hombres, lo que sugiere que muchos prefieren atraer la atención en redes sociales, en vez de dar a conocer una descripción real de sus vidas.

 

Lea más sobre: Filtros de seguridad para la supervivencia diaria

La investigación reveló que los hombres son sensibles sobre cuántos “Me gusta” consiguen en redes sociales y, en la búsqueda de ellos, los hombres son más propensos que las mujeres a revelar algo vergonzoso o confidencial acerca de sus compañeros de trabajo, amigos o empleadores. Aunque 14% de los hombres dijera que podría revelar algo confidencial sobre un compañero de trabajo, en comparación con 7% de las mujeres; 13% estaría dispuesto a publicar algo confidencial sobre su empleador; y 12% revelaría algo vergonzoso acerca de un amigo, en comparación con 6% de las mujeres.

Evgeny Chereshnev, director de Redes Sociales en Kaspersky Lab, está de acuerdo, pero advierte que este comportamiento en estas plataformas pueden poner a las personas en peligro.

“Al buscar la aprobación social, se ha dejado de ver el límite entre lo que se puede dar a conocer y lo que es mejor mantener en privado”, comentó.

Los hombres también se molestan si no obtienen los “Me gusta” que esperan, pues a 24% le preocupa que, si a pocas personas les gusta lo que publican, sus amigos pensaran que no son  populares, en comparación con 17% de las mujeres.

Adicionalmente, 29% de los hombres también admitió que se molestan si la persona en la que están interesados no le da un “Me gusta” a sus publicaciones.

En la búsqueda de los “Me gusta”, los hombres tienden a ir más lejos que las mujeres, ya que publicarían cosas que los presentan a ellos y a sus amigos en una situación comprometedora, lo que, según la Dra. Astrid Carolus, psicóloga de Medios en la Universidad de Würzburg, está de acuerdo con la suposición de que los hombres se concentran menos en la armonía social y están más dispuestos a asumir riesgos.

Así mismo, 15% de los hombres reveló que publicaría una foto de amigos bajo la influencia del alcohol, en comparación con 8% de las mujeres; 12% de los hombres publicaría una foto de sí mismos usando algo revelador; y 9% de los hombres estaría dispuesto a publicar una foto desnudo, en comparación con sólo 5% de las mujeres.

“Es importante protegernos nosotros mismos y también la privacidad de los demás. La investigación muestra que el 58% de las personas se siente incómoda y molesta cuando sus amigos publican fotos que no quieren ver publicadas. En general, se necesita ser más consciente e intuitivo al manejar la información que se comparte en redes sociales, e instalar un software de seguridad en los dispositivos para protegernos nosotros mismos y también a nuestros seres queridos contra las amenazas cibernéticas”, agregó Chereshnev. 

 Cuide el puesto de trabajo

Cada cierto tiempo aparecen noticias en los medios de comunicación sobre gente que pierde el puesto de trabajo a consecuencia de su comportamiento en redes sociales.

De acuerdo a Pilar Torrijos, en su Blog del Mando Intermedio, puede parecer una obviedad decir que hay que tener cuidado con el contenido que se divulga en los medios sociales, y que por una insensatez (por decirlo suavemente) las personas pueden perder una oportunidad de trabajo, una promoción laboral, incluso algo mucho más valioso como es la propia reputación. Cada vez son más las empresas que tienen tolerancia cero hacia este tipo de conductas.

Visite el siguiente link: Infográfico: ¿Cuáles son los actuales controles en estado crítico?

De un tiempo a esta parte se habla mucho de la influencia de las redes sociales en las decisiones de contratación y despido. Las siguientes cifras, extraídas de encuestas realizadas en EEUU, dan una idea de la dimensión del problema:

Como media los empleados pasan una hora al día en las redes sociales (con fines particulares) mientras están en el trabajo. El 60% de los amigos de Facebook son antiguos o actuales compañeros de trabajo. Y ¼ parte son también amigos de su jefe.

-93% de los reclutadores investigan los perfiles sociales de los candidatos antes de programar una entrevista o hacer una oferta de trabajo en firme.

-43% de los reclutadores han cambiado de opinión en alguna ocasión teniendo en cuenta lo que encontraron.

-El 8% de las organizaciones han despedido al menos a un empleado por su (mal) comportamiento en los medios de comunicación social.

¿Hasta qué punto una organización puede sentirse perjudicada por un comentario particular que expresa un empleado en su cuenta personal?

Según indicó Torrijos en su blog, no hay casos iguales ni reglas únicas. Quizá la línea roja se cruce en el momento en que la audiencia mete en el mismo saco a unos y otros, o cuando al mencionar el nombre de la empresa el público evoca inconscientemente ese comportamiento que un día cometió uno de los empleados.

“Si quieres conservar tu empleo piénsatelo dos veces antes de hacer comentarios ofensivos de tipo sexista o racista, evita quejarte y hablar mal de jefes y compañeros o decir lo insatisfecho que te sientes en tu puesto de trabajo. Tampoco desveles información que la empresa aún no ha comunicado de manera oficial, trata de no escribir de forma descuidada con faltas de ortografía y errores gramaticales y sobre todo no uses las redes sociales cuando deberías estar trabajando”, cerró.

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR