Pagos de circuito abierto, una la tecnología que llegó para revolucionar el transporte público en el mundo

Pagos de circuito abierto, una la tecnología que llegó para revolucionar el transporte público en el mundo

Por: Santiago Egas, vicepresidente sénior y director general de BPC Banking Technologies y O-CITY.

El mundo viene incorporando el modelo de pagos sin contacto en el transporte público, una práctica que además, se ha visto acelerada por la pandemia causada por el Covid-19. La transición a los pagos de circuito abierto sin contacto, tendrá un impacto muy positivo en la vida diaria de millones de pasajeros. Tanto las autoridades de transporte, como los clientes saldrán ganando, y las tarifas deberían reducirse al conseguir optimizar el proceso, permitiendo una mayor inclusión y acceso al transporte público.

 

O-CITY es nuestra solución dedicada a las ciudades inteligentes y es una tecnología que permite que los viajeros usen su tarjeta de crédito, un teléfono móvil o un reloj inteligente para realizar el pago de su tiquete en el servicio de transporte público. Con este desarrollo los usuarios pueden moverse fácilmente, mejorando el flujo de ingreso de las personas en los puntos de entrada y salida. El pago se hace sin contacto, no necesita un pin, y además elimina la necesidad de llevar tiquetes de papel, tarjetas de viaje adicionales o hacer una fila en un mostrador para recargar una tarjeta o comprar el pasaje. Este modelo ya fue implementado en más de 100 ciudades en todo el mundo, desde Nur-Sultan, Bishkek y Moscú de manera exitosa. Durante mucho tiempo estuvo reservado para grandes urbes y ahora está llegando, más y más a ciudades de tamaño mediano, conectándolos a todos.

 

Además, los beneficios que trae esta implementación se extienden a las diferentes autoridades de transporte, debido a que este tipo de sistemas los libera de la complejidad de crear y mantener un modelo de pago complejo, permitiéndoles enfocarse en ofrecer la mejor experiencia al viajero, ya que los usuarios lo pueden pagar con solo usar el celular o la tarjeta de crédito que ya tienen.

 

Los organismos de tránsito tradicionalmente utilizan sus propios sistemas para captar los pagos de los viajes en bus, metro, tren o tranvía. Pero el gran limitante que tiene, es que usan tarjetas de circuito cerrado, que están creadas únicamente para un modo de transporte específico y que no se pueden usar para pagar otro tipo de productos. Estos sistemas resultan costosos e inflexibles, y obligan a las empresas de transporte a ser sus propios banqueros. Un riesgo que hoy resulta innecesario.

 

Para solucionar este reto, O-CITY, se unió al programa “Visa Ready for Transit” para sistemas de transporte público masivos que cuenta con una solución cuyos productos y capacidades tecnológicas para que pagar con un ‘toque’ sea una realidad para las millones de personas que ya lo están usando con grandes beneficios en todo el mundo. Actualmente estamos trabajando con los gobiernos locales y Visa,  mediante esquemas de pruebas de concepto y proyectos piloto para experimentar las capacidades de nuestra solución, sin tener que realizar grandes desembolsos.

 

El impacto que tiene el uso de pagos de circuito abierto y sin contacto en la vida diaria de los pasajeros ha sido sorprendente, ahora ellos cuentan no solo con la posibilidad de controlar mejor sus fondos, asignando cantidades específicas destinadas solo para el rubro del transporte, recargandolo a través de medios de pago bancarios de circuito abierto; sino que también, pueden utilizar sus tarjetas bancarias de aproximación directamente, si así lo requiere. Próximamente a los usuarios les será posible también acceder a otros servicios en las ciudades, diferentes al de transporte, también podrán tener acceso a espectáculos, eventos culturales y de diversión usando medios electrónicos de pago que se comportan como billeteras electrónicas, obteniendo así un servicio más rápido, disminuyendo el tiempo en las filas y evitando al máximo el contacto físico, una garantía para las nuevas reglas de convivencia impuestas, producto de la pandemia que estamos viviendo

 

En BPC, apostamos para que cada vez sean más las ciudades que adopten los sistemas abiertos a través de proyectos piloto, y con modelos de contratación bajo demanda que permitan que las ciudades obtengan significativos beneficios al implementar esta tecnología, sin tener que hacer grandes desembolsos o altas inversiones en un inicio y permitiéndoles escalar su implementación de una forma clara y sin tropiezos. En algunos proyectos entregamos la solución en la nube, en otros casos, ayudamos a operar la red en asociación, de esta manera compartimos el aprendizaje y la experiencia vivida en otras ciudades que ayudamos a digitalizar exitosamente. Este tipo de modelo es nuevo, no solamente tecnológicamente, y por esto las acompañamos y compartimos su proceso e implementación.