Plaza vacante ¿para un robot?

Geraldine Varela

Actualmente muchas de las plazas laborales ahora son debatidas entre humanos y máquinas. Algunos expertos consideran que vulnera el derecho de las personas a un trabajo digno, otros sin embargo consideran una gran oportunidad para generar más trabajo.

La preocupación de que las nuevas tecnologías digitales, la inteligencia artificial y la robótica generan una preocupación generalizada dentro de las compañías porque deja entrever si las funciones serán reemplazadas por las tareas habituales de los humanos.

Varias tendencias recientes del mercado de trabajo, que van desde la disminución de la participación de la fuerza de trabajo en Estados Unidos hasta el aumento de la desigualdad salarial y la participación del capital en el ingreso nacional, son vistas como precursoras de esta nueva normalidad.

Sin embargo, hay un proceso continuo de tareas previamente realizadas por mecanización y automatización del trabajo, al tiempo que se crean nuevas oportunidades de empleo. Estas nuevas oportunidades provienen principalmente de la introducción de nuevas y más complejas tareas y una de las ventajas que relucen están relativas al capital.

Lea también: IA: ¿Competencia laboral o herramienta de trabajo?

De acuerdo con Marc Vidal, un experto en transformación digital, la idea de un apocalipsis informático, además de ser cansado por la recurrencia con que se aborda, es posible que ocurra dentro de varios siglos, si es que llega a suceder y que un tema predominante en la actualidad debería ser el planeta que se heredará a las futuras generaciones.

La inteligencia artificial implica un proceso de realización de rutinas en sistemas informáticos complejos. No es exacto establecer la relación entre ese modelo de razonamiento tecnológico y lo que hacemos los seres humanos”, aseguró Vidal.

Y es que la importancia de estas nuevas y complejas tareas está bien ilustrada por los cambios tecnológicos y organizativos ocurridos durante la Segunda Revolución Industrial, que implicaron no sólo el reemplazo de la diligencia por el ferrocarril, los veleros en barcos de vapor, creación de nuevas tareas de gran intensidad de mano de obra. Estas nuevas tareas generaron empleos para una nueva clase de ingenieros, maquinistas, reparadores y conductores, así como de gerentes y financieros modernos involucrados en la introducción y operación de nuevas tecnologías.

Además: Los trabajadores muertos: trabajos de IT destinados a la extinción

La importancia de nuevas tareas complejas también puede verse en la reciente dinámica del mercado laboral de los Estados Unidos. Las cifras de empleo no sólo documentan la automatización de los puestos de trabajo intensivos en mano de obra, sino también el aumento de nuevas ocupaciones, desde trabajos de ingeniería y de programación hasta los realizados por especialistas en audiovisual, asistentes ejecutivos, administradores y analistas de datos, planificadores de reuniones o informática especialistas de apoyo.

De hecho, durante los últimos 30 años, las nuevas tareas y los nuevos títulos de trabajo representan una gran fracción del crecimiento del empleo en Estados Unidos.

Históricamente, la tecnología ha creado más empleos de los que destruye y no hay razón para pensar lo contrario en este caso. Alguien tiene que hacer y mantener todos estos dispositivos avanzados”, expresó Vint Cerf , vicepresidente y principal evangelista de Internet de Google, según consta en el más reciente informe publicado por Pew Research Center,

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR