¿Qué papel juegan los sistemas inteligentes de video en los programas de seguridad ciudadana?

¿Qué papel juegan los sistemas inteligentes de video en los programas de seguridad ciudadana?

Por: Juan Carlos George, director de ventas de Milestone para América Latina.

El clima político de América Latina en los últimos meses ha obligado a las ciudades y municipalidades de la región a enfocarse en un tema: la seguridad.

Proteger personas, edificios, sistemas de transporte público, y en general cualquier infraestructura, es una prioridad para los gobiernos actuales y sus instituciones de seguridad correspondientes.

Considerando lo anterior, vale preguntarse: ¿qué papel juegan los sistemas inteligentes de video en los programas de seguridad ciudadana? Para atender los desafíos descritos anteriormente, los sistemas inteligentes de monitoreo por video juegan un papel fundamental. Ellos pueden ayudar a las ciudades a atender de manera proactiva, y con mayor eficiencia y eficacia, todas estas necesidades.

Pues bien, primero que todo hay que señalar que los sistemas deben ser flexibles, escalables y estar basados en una plataforma abierta para garantizar la protección contra el vandalismo, robo y todas las demás formas delincuenciales.

En primer lugar, la ciudad necesita una amplia cobertura de cámaras y un VMS (software de gestión de video) confiable para que dicha protección a bienes y personas sea posible.

Estos elementos conforman un sistema que debería ser fácil de usar; esto con la intención de reducir al máximo la necesidad de capacitar el personal.

Asimismo, las herramientas de análisis son clave para el éxito de un proyecto de videovigilancia urbana. Los operarios están teniendo dificultades para atender el número cada vez mayor de transmisiones de video que reciben, por lo que las herramientas de análisis de video liberan al personal de esta tarea y les permite realizar otras funciones hasta que reciban una notificación de un incidente que requiere su visualización.

Con estas herramientas es posible configurar funciones o reglas automáticas para enviar alertas cuando se detecten actividades inusuales o sospechosas.

Al instalar o hacer la transición a una videovigilancia IP de plataforma abierta, las ciudades pueden mejorar significativamente la efectividad de su monitoreo y así reforzar la seguridad y tener un mejor panorama general de sus operaciones.

La importancia de la plataforma abierta

Basada en el protocolo de red TCP/IP, la videovigilancia IP permite a una localidad diseñar su sistema de videovigilancia utilizando equipos de video y computadores estándar.

Un VMS de plataforma abierta brinda acceso a una plataforma flexible que es compatible con una amplia variedad de ofertas de fabricantes de cámaras de video y servidores. Asimismo, la integración con otros sistemas a través de las interfaces de programación de aplicación (API) permite compartir datos entre otros sistemas, dispositivos y componentes para lograr una solución eficiente y unificada.

Los sistemas de plataforma abierta pueden ampliarse de forma escalonada, de una a miles de cámaras según las necesidades, de manera que las instalaciones se pueden llevar a cabo por etapas. Los codificadores de video se pueden usar para incorporar cámaras analógicas previamente instaladas, creando así un sistema híbrido que preserva la inversión existente en el sistema de seguridad.

Casi siempre resulta más económico instalar un sistema de videovigilancia IP híbrido y reemplazar gradualmente los equipos analógicos existentes por la excelente funcionalidad de las cámaras IP en red y por otros componentes, en lugar de hacer un reemplazo sustancial de un sistema analógico existente a la más reciente tecnología digital.

Escalabilidad y consistencia

Con un VMS escalable, una ciudad puede agregar o quitar fácilmente del software cámaras y funciones de terceros sin que esto afecte la plataforma de software principal. Además, la interfaz sigue siendo consistente, por lo que las autoridades pueden tener diferentes departamentos que ejecutan diferentes niveles del software de gestión y aun así compartir fácilmente información a través de sus redes.

Las redes IP permiten usar la infraestructura existente, como servidores, conmutadores y cableado.

Optimizar recursos y valores agregados

Al combinar el software con las herramientas de análisis de video y las cámaras en red con prestaciones HD y PTZ, es posible monitorear áreas más grandes con menos personal, lo que constituye una excelente solución para las áreas metropolitanas.

El video IP centraliza las operaciones de vigilancia incluso si se tienen miles de cámaras y varias ubicaciones.

Con los sistemas de videovigilancia IP, las ciudades pueden aprovechar las soluciones de almacenamiento en red más adecuadas a su presupuesto. Más adelante, cuando se introduzca una nueva tecnología o producto en el mercado, los técnicos pueden agregarlos o migrar a ellos, sin importar la marca del sistema de almacenamiento anterior.

El video y sus beneficios

Entre muchos beneficios, las cámaras conectadas a un VMS pueden dar a los encargados de seguridad una imagen clara que les permita tomar las acciones adecuadas, antes de que las cosas empeoren.

También, el video es útil para reconocer el entorno, que ayuda a las autoridades a enviar por ejemplo una ambulancia, una camioneta con fuerzas especiales o un camión de bomberos según sea el caso.

Después de un incidente, un sistema de video óptimo auxilia a los funcionarios a descubrir de inmediato lo que sucedió a través del un análisis de investigación, tomar las acciones pertinentes y compartir evidencia para resolver la situación o realizar los cambios necesarios para impedir que dicho incidente se repita en el futuro.

Otro aspecto importante es determinar la responsabilidad, si un ciudadano resulta herido alguna situación, ¿quién es responsable? El video tiene las respuestas.

Independiente de la situación política o social, la delincuencia y otras amenazas a la seguridad pública y a las infraestructuras pueden ser una constante en las áreas urbanas del mundo. Sin embargo, la tecnología está aumentando de forma extraordinaria las prestaciones y el valor de la videovigilancia para ayudar a combatir los riesgos, haciendo que las personas y las comunidades donde vivimos y trabajamos sean mucho más seguras.