Redes sociales son herramienta clave para reducir la brecha de género

Adrian Gonzalez

El movimiento femenino se expande por los rincones de América Latina para crear mayor oportunidad y salarios justos.

Comenzó el tres de junio de 2015 en Argentina. El movimiento #NiUnaMenos, que está en contra de la violencia de género, ha atraído desde entonces cada vez más apoyo y difusión a diferentes países de Latinoamérica. Definido como un grito colectivo contra la violencia machista, el movimiento creado por periodistas, artistas y activistas en Argentina ha conquistado las redes sociales.

El hashtag ahora se utiliza también en Brasil, Perú, México, Bolivia y Colombia para movilizar a las mujeres que exigen el fin de la violencia doméstica y de género. Año tras año se organizan marchas y protestas en el continente con el uso de este mismo hashtag.

Las redes sociales son también el arma principal de otra poderosa organización feminista en América Latina. La ONG brasileña Think Olga fue creada en 2013 por la periodista Juliana de Faría con el objetivo de empoderar a las mujeres a través de la información.

Su primera campaña Chega de Fiu Fiu (Basta de Acoso Callejero) quería mostrar los traumas y las molestias cotidianas que las mujeres tienen que sufrir debido al acoso sexual. Un mapa interactivo está disponible en línea para que las mujeres puedan identificar y describir sus casos de acoso.

Lea también: 15 de los altos empleos bien remunerados en IT.

Dos años más tarde, en 2015, otra campaña promovida por Think Olga utilizó el hashtag #primeiroassedio (Primer Acoso) como una herramienta para que las mujeres compartieran sus historias de acoso y toda la vergüenza y culpa que conlleva.

“Los tuits permitieron que las mujeres tomaran el control de su propia historia y se reconocieran como víctimas. Se gana empoderamiento al ver a la opresión como lo que es y no como ‘una parte de la vida’. Es el primer paso hacia el cambio”, señaló Juliana de Faría en el sitio web de la ONG.

En cinco días, había más de 82 000 tuits y retuits con el hashtag y se convirtió en tendencia en el país. Al analizar 3111 de estas historias, la ONG calculó que la edad promedio en la que las mujeres y niñas son acosadas por primera vez en Brasil es de 9,7 años.

Promoviendo el liderazgo femenino

El año pasado, la primera presidenta mujer de Brasil, Dilma Rousseff, fue destituida de su cargo. Esto fue una adversidad para el movimiento feminista y sus demandas de cambio en el país. El nuevo gobierno establecido es totalmente blanco y masculino y rápidamente decidió poner fin al Ministerio de la Mujer, la Igualdad Racial y los Derechos Humanos que fue creado durante el gobierno de Rousseff.

Otra nota: Salarios IT: ¿Cómo están regulados?

Si bien políticamente el país no está en su mejor momento para las mujeres, se están estableciendo iniciativas para su empoderamiento económico, especialmente en el sector de la tecnología. Después de descubrir que solo el 13% de las empresas emergentes en la ciudad de São Paulo (un centro tecnológico importante en Latinoamérica, como se describe en un artículo anterior de IDG Connect) tienen mujeres como fundadoras, se creó un programa de apoyo, orientación y acceso a la inversión para proyectos innovadores creados por mujeres.

“Es sumamente relevante valorar la presencia y el desempeño de la mujer en sectores indispensables para la ciudad de São Paulo. Y la innovación y la tecnología se han destacado como uno de los sectores más importantes de la economía de la ciudad”, se determinó en un comunicado de prensa sobre la iniciativa denominada Prémio Mulheres Tech em Sampa.

En Chile, el mismo concepto también se ha puesto en marcha. Startup Chile, el acelerador público de empresas emergentes más exitoso de Latinoamérica, está buscando entusiastas femeninas de mentalidad global que deseen comenzar su camino emprendedor.

Creado en 2015, el programa de preaceleración The S Factory ofrece alrededor de US$14 mil en fondos para ayudar a que las empresas emergentes comiencen a funcionar. Para aplicar, al menos uno de los fundadores debe ser una mujer 100 % dedicada al proyecto.

Continúe leyendo: Vale la pena ser CIO: Datos revelan que el salario supera los US$2,4 millones

A pesar de que las mujeres tienen las mismas habilidades que los hombres en ciencia y tecnología, por alguna razón, que creo que es cultural y tiene que ver con la autoestima y las realidades de cada una dentro de sus hogares, nosotras, como mujeres, tomamos decisiones en nuestras vidas y carreras que van por el camino tradicional.

Todas tenemos diferentes habilidades y fortalezas que son respetables y necesarias, tanto en el campo tradicional como en el tecnológico, pero nuestro enfoque en Startup Chile es buscar a aquellas mujeres que les guste la tecnología y tengan la capacidad de hacerlo bien, pero les asuste adentrarse o toparse con un camino difícil. Estas son las mujeres que estamos reclutando y empoderando”,  recalcó Rocío Fonseca, la joven directora ejecutiva de Startup Chile.

Creada en 2015, The S Factory está ahora en su quinta generación. Entre 2015 y 2016, 85 empresas emergentes en fase prototípica han sido financiadas por el programa.

“Con The S Factory, Startup Chile está construyendo modelos de liderazgo para empresas emergentes dirigidas por mujeres, para que así las futuras generaciones sigan y alienten a las mujeres a creer en sí mismas y a ir por el mundo tecnológico”, expuso la gerente de comunicaciones de Startup Chile, Catalina Brauchle, otra joven sumando energía y diversidad al equipo chileno.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR