Reportan anomalías en plan Conéctate

Por Jahiro Polo

El programa estatal Conéctate al Conocimiento fue lanzado hace tres años por el Ejecutivo panameño, y en ese período ha ejecutado un presupuesto de USD 28 millones a fin de cumplir con su principal objetivo: equipar a las escuelas públicas con salones de cómputo y darles acceso a Internet.

Sin embargo, la exacerbada corrupción de funcionarios públicos y empresarios ligados al programa, amén del robo de cientos de unidades de los locales dedicados como sitios de enseñanza en zonas humildes del país, han tirado abajo el espíritu de la iniciativa, obligando al Gobierno de Panamá a iniciar una investigación exhaustiva sobre lo sucedido con este programa.

Según investigaciones publicadas por medios de prensa locales en base a informes manejados por autoridades estatales, existen empresas que han logrado ganarse más de 100 contratos, que presentan doble facturación, y que realizan compras que parecen no justificarse con los precios del mercado. Sólo dos compañías manejan más de un centenar de proyectos y una de ellas admitió –a quienes fiscalizan Conéctate– que hizo doble facturación.

En otros casos los costos parecen reflejar sobreprecio, ya que cada salón de innovación, equipado con 17 computadoras en promedio, mesas, sillas, puertas multilock, conexión a Internet y un proyector de pared le cuesta al Estado entre 40.000 y 50.000 dólares, monto que, según informes internos de la oficina del proyecto, permitiría construir dos aulas similares y equiparlas. Solo el llamado “gabinete de innovación”, que se usa para guardar las computadoras laptop, se construye en varias escuelas a un costo de USD 12.000.

La administración de Conéctate y la Secretaría de la Presidencia para la Innovación, ejecutores del proyecto, califican las anomalías como “casos aislados” que no deben empañar el resultado del programa. El ministro de Educación, Salvador Rodríguez, aseguró que desconoce las irregularidades, pero prometió que pedirá una explicación a los entes ejecutores del proyecto.

Los costos que el Estado asume –a través del Ministerio de Educación– por la construcción de cada salón de innovación se ampliarán este año, ya que se decidió colocar una segunda puerta Multilock en cada salón ya construido o en proceso de construcción.

Al menos una vez a la semana, alguno de los salones de innovación sufre robos a pesar de que las instalaciones deben contar con especificaciones para evitar que sean desvalijadas. Fernando Lasso, subadmistrador del programa Conéctate, dio como ejemplo el caso de Barú (población ubicada en la Provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica), donde “algunas de las computadoras robadas en este lugar han sido ubicadas después en cafés Internet en Costa Rica”, dijo.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *