En ciudades cada vez más densas, en donde la construcción vertical gana mayor terreno, se hacen necesarias soluciones de sótanos y estacionamientos que parecieran ser futuristas pero ya son una realidad en la región.

Uno de los principales retos que enfrenta en la actualidad el desarrollo inmobiliario en la región ha sido resolver la creciente necesidad de estacionamientos. Ciudades  cada vez más densas en donde el número de vehículo crece cada año, necesitan soluciones innovadores para atender la demanda de parqueos.

Construir sótanos más profundos para tener más niveles subterráneos de estacionamientos, a pesar de ser una opción que hace más caro el proyecto, ha sido hasta ahora la solución más utilizada.

Además: La automatización de la ciberseguridad será tendencia en 2021

Sin embargo, con la ola de innovación y tecnología aplicada al sector construcción han llegado a la región soluciones que permiten el mayor aprovechamiento del terreno y sobre todo utilizar sistemas autónomos.

Parqueos automatizados

Se imagina al llegar a un edificio dejar su vehículo en una especie de “capsula” y que de forma autónoma el sistema lo coloque en el estacionamiento que le corresponde, ya sea en sótano o en torre. Esto ya es posible.

Un sistema convencional de estacionamiento bien diseñado requiere de por lo menos 35m2 por vehículo, mientras un sistema de parqueos automatizado lo reduce hasta los 16m2, permitiendo aprovechar mejor el terreno del proyecto.

También: ¿Cuánto se puede ahorrar una empresa con el uso de automatización e IA en sus procesos?

Este tipo de sistemas funciona por medio de elementos automatizados, elevadores, transportadores y un espacio físico de almacenamiento de los vehículos que puede ser en sótanos o en torres, en ambos casos se trata de espacios totalmente cerrados que no necesitan iluminación permanente, ni ventilación, ya que no existirá circulación de personas.

“Se puede adaptar a cualquier solución inmobiliaria, no tienen límites. Lo que hay que tener presente es que se trata de un equipo que no se puede adaptar a una construcción existente o a una obra diseñada y que esté en procesos de licenciamiento”, explicó Roberto Bianchi, Gerente General de UJU Parqueos.

El usuario deja su vehículo en una cabina de elevador especial y por medio de un teclado digital afuera de la cabina, se ingresa el código correspondiente y el sistema se encarga de forma autónoma transportarlo hacia un transbordador ubicado en cada nivel, el cual lo direcciona al lugar designado para “parquear” el automóvil.

Importante: ¿Cuáles son las características que trae Echo Internacional y Echo Dot Internacional a Costa Rica?

Uno de los principales beneficios de utilizar este sistema y que ha sido demostrado es una reducción de más del 30% en el consumo energético de un edificio. Además se eliminan elementos que permiten reducir la inversión inicial e incrementar la rentabilidad en operación.

Se eliminan gradas hacia los sótanos, elevadores de personas, sistemas de ventilación y se hace más eficiente el proceso de excavación y sistemas estructurales utilizados, impactando directamente en reducir el costo inicial de la obra.

La altura de cada nivel en un parqueo convencional debe ser de entre 3,20 a 3,40 metros, mientras en uno automatizado sería de entre 1,65 y 2 metros.

Lea: Costa Rica, Panamá y El Salvador afectados por robo de datos a Facebook

 “El tiempo que le toma al sistema ingresar o retirar un vehículo no excede de 60 segundos.  Lo que yo me tardo en parquear mi carro es lo que me tardo en salir del elevador y digitar mi código para poder retirarme”, afirmó Bianchi.

El primer proyecto en Guatemala bajo este sistema innovador será el uso mixto Vivo Zona 4, ubicado en la Ciudad y que contará con cuatro cabinas de elevadores, espacio de 312 vehículos y 12 niveles automatizados de estacionamientos.