Sobreviva a los cambios de su departamento

Róger Gutiérrez.

La gestión de cambio o manejo del cambio pueden ser temas poco atractivos para un agente del departamento de IT, sin embargo no es sino hasta que se acerca la ola de cambios cuando comienzan a buscar su tabla de madera para mantenerse a flote, tal y como lo hizo Rose cuando el RSM Titanic se fue a pique en la profundidad del mar.

Lo cierto es que poco se ha hecho por difundir conocimientos acerca de aquellas competencias que ayudarían a los trabajadores, como individuos, a superar el proceso de la transición y llegar a la meta final del cambio, lo cual beneficia tanto a las personas como a las organizaciones.

La resiliencia es el arma por excelencia para poder sobrevivir a esta ola que puede convertirse en un tsunami o en una refrescante marejada, depende de cómo usted lo vea. Para lograr este estado de resistencia lo primero que un agente de IT debe hacer es aprender a escuchar, afirmó Camila Medal, directora de entrenamiento de Dale Carnegie Training.

“Para que un CIO o IT Pro pueda aprender a escuchar y comunicarse debe tener la actitud, la iniciativa y considerar que debe prestar atención a los requerimientos de la gerencia para trabajar en conjunto”, señaló Medal.

No se pierda: Los CIO y CFO deben ser uno solo para potenciar a IT

Según la firma encargada en gestión organizacional Maddi y Koshaba, existen dos vías para desarrollar una mejor resiliencia empresarial.

Una vía proactiva, dirigida a entrenar a las personas para pasar de su fase de “preocupación” a la fase de “exploración”. Entendiéndose la primera como la etapa en donde el colaborador entra en un estado de enojo, susto y sorpresa, y la segunda, como el momento en que se aceptan los cambios y se abrazan los nuevos retos.

Una vía reactiva, dirigida a ayudar a las personas que puedan haber llegado a la fase de “depresión” a salir de ella y afrontar positivamente sus nuevos retos futuros.

De estas dos vías, la proactiva es desde luego la más inteligente y la que también rinde mejores resultados, según publicó la firma en su estudio “Gestión de cambio 2014”.

La reactiva resulta mucho más costosa y difícil y una gran mayoría de las organizaciones no están preparadas para afrontarla. A menudo, las personas que se encuentren en la fase de “depresión” necesitarán recibir asistencia psicológica y puede que médica y social especializadas; el proceso de recuperación podrá ser largo. En muchas ocasiones, tales situaciones terminan con algún tipo de acuerdo entre la persona y la organización para abandonar la misma.

Camila Medal sostuvo que una vez que la persona entra en sintonía con los cambios, por más abruptos que estos sean, tiene también la capacidad de desarrollar liderazgo que aunque no sea jerárquico dentro de la empresa, se refleja de manera sesuda.

“La comunicación efectiva desarrolla liderazgo, entendimiento y es la piedra angular en cualquier departamento de tecnología”, concluyó Medal.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *