Suramérica encabeza el auge tecnológico de la región latinoamericana

Suramérica encabeza el auge tecnológico de la región latinoamericana

Jose Durán Guzmán (@mradler1) 

En el marco del X Congreso Iberoamericano de Indicadores en Ciencia y Tecnología, la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT) dio a conocer distintas cifras que evidencian el rápido crecimiento que han tenido algunos países de América Latina y el Caribe en este campo.

Los datos expuestos indican que entre los años 2005 y 2015, el gasto promedio en Actividades Científicas y Tecnológicas (ACT) en la región fue de USD $48.387 millones, alcanzando su punto más alto en el 2014, donde superó los USD $65 millones.

Brasil se posiciona en primer lugar como inversor en esta área, con una financiación aproximada a los USD $29.100 millones durante ese período, seguido por México con USD $8.200 millones y Argentina con USD $2.600 millones.

“Lo que ocurre es que la ciencia y la tecnología están muy concentradas en algunos países. Brasil, México y Argentina representan el 90% de la inversión y recursos humanos en este sector, lo que implica que hay muchos desafíos y espacios para colaborar entre los países”, afirmó Rodolfo Barrere, coordinador de la RICYT.  

Los Gobiernos costean el 61% de las ACT de los países de la región, secundados por las empresas privadas que aportan el 33%. Se estima que en promedio un 27% de este presupuesto es ejecutado por los centros de educación superior y un 29% por las empresas públicas y privadas.

Lea también: La agresiva meta TIC de República Dominicana para mejorar sus indicadores

Barrere explicó que los gobiernos deben hallar la manera en que la ciencia apoye su trabajo, ya que de ese modo podrán mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Entre 2005 y 2015, el gasto promedio en Investigación y Desarrollo Experimental (I+D) en Latinoamérica y el Caribe fue de USD $33.140 millones, lo cual representa un 3,5% del total mundial.

Chile invierte alrededor de un 33% de su inversión de I+D en Ingeniería y Tecnología, seguido por Uruguay con un 27% y Argentina con un 26%.

“Hay que encontrar la manera en que la ciencia aporte al desarrollo de los países. Para eso se requiere de políticas basadas en estos indicadores, usándolos como una herramienta de guía”, argumentó Barrera.

Congreso en Costa Rica

Es la primera vez que Costa Rica es sede del Congreso Iberoamericano de Indicadores de Ciencia y Tecnología, que busca actualizar la agenda con las últimas cifras que aportan los países involucrados.

La RICYT obtiene los datos de las estadísticas oficiales que generan los organismos nacionales de cada país. Para esto también colaboran usuarios, académicos y centros de investigación que comparten sus indagaciones, además de organismos técnicos internacionales como el Instituto de Estadística de la UNESCO y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Sugerido: 3 objetivos del IV Congreso Internacional de CTI

Para Carolina Vásquez, ministra de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones de Costa Rica, esta es una oportunidad para impulsar el proceso que han venido desarrollando desde hace varios años en la formulación de sus propios indicadores de ciencia y tecnología.

Aunque el gasto en investigación en este país es bajo, Vásquez rescata la ardua labor de las universidades públicas y sus aportes.

 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *