Uno de los riesgos que conlleva la adopción de estas tecnologías emergentes es la seguridad de la información y ciberseguridad.

Por:  Fernando Hernández 

El covid-19 ha venido a acelerar en al menos unos cinco (5) años, las innovaciones tecnológicas, así como aspectos de digitalización de procesos y la transformación digital de las organizaciones, alineado a lo que hoy conocemos como la Cuarta Revolución Industrial. Es por ello que, a medida el distanciamiento social se mantiene, aumentará el ritmo de las organizaciones para analizar, invertir e implementar en nuevas tecnologías que permitan mantener activas sus operaciones, así como el acercamiento digital de sus grupos de interés.

Es por ello que la adopción de tecnologías emergentes, tales como Inteligencia Artificial (IA), Computación en la Nube, Machine Learning (ML), Big Data (BD), Internet de las Cosas (IoT), Automatización Robótica de Procesos (RPA), Blockchain, entre otras; permitirán dinamizar los productos y canales de servicio, los cuales pueden ejecutarse en horas y días no hábiles (24/7/365), así como la generación de beneficios en la medición de indicadores clave de riesgos (KRI), indicadores clave de rendimiento (KPI), entre otros. A su vez, permitirá crear una carrera entre sus competidores (organizaciones pares), por aprovechar las bondades que proveen estas tecnologías en el campo de acción.

Además: El poder de los datos

Sin embargo, la adopción de nuevas soluciones innovadoras, disruptivas y emergentes, lleva consigo riesgos inherentes en toda organización, sin importar su tamaño y complejidad, lo que podrá traer consigo costos significativos que pongan en riesgo la operatividad de la organización, pudiendo generar impactos reputacionales y de mercado altos, derivado de la falta de análisis y definiciones de tolerancia y apetito al riesgo. Por consiguiente, las organizaciones adoptan estas tecnologías para estrategias comerciales y de negocio, sin centrarse específicamente en aspectos de vulnerabilidades, por lo que se estaría denominando en riesgos emergentes.

Uno de los riesgos que conlleva la adopción de estas tecnologías emergentes es la seguridad de la información y ciberseguridad, este último considerado el segundo riesgo tecnológico, conforme al Informe de Riesgos Globales 2021 desarrollado por el Foro Económico Mundial, dadas las características de operación en entornos remotos, almacenamiento en la nube, conectividad a través de la “apificación”, entre otros. De acuerdo a este informe, los ciberataques no solo aumentarán en su probabilidad de materialización, sino también se volverán más sofisticados. Adicional a este riesgo, se pueden incluir otros que se encuentran evolucionando y por encima de los fallos de ciberseguridad, como ser la concentración de poder digital y desigualdad digital.

También: ¿Cómo incentivar a las mujeres para incursionar en tecnología?

En conclusión, las organizaciones tendrán la obligación que, previo a la puesta en marcha de una tecnología emergente, considerar los riesgos asociados a su adopción, analizando la probabilidad e impacto en caso de materializarse ataques cibernéticos, así como formular apetitos y tolerancias a este riesgo, coadyuvando a la capacidad que las organizaciones para adaptarse y continuar sus operaciones ante estas amenazas, generando el conocimiento necesario para actuar, la forma en que gestionarán eficaz y eficientemente, reduciendo la brecha de afectación para la continuidad de las operaciones de la organización, más conocido como ciber-resiliencia.

Datos del autor:

Ingeniero en Ciencias de la Computación – Universidad Católica de Honduras (UNICAH).   Máster en Administración Empresarial y de Negocios (MBA) – Escuela Europea de Dirección Empresarial (EUDE), Madrid, España

Certificado en Riesgo Tecnológico y Ciberseguridad – Nemesis Risk.

Certificado en Transformación Digital – Instituto Europeo de PostGrado

Certificado Auditor Interno en las normas ISO 9001:2015, ISO 14001:2015 e ISO 45001:2018 – BeCert Group | Certificaciones ISO (https://app.becert.pe/e/90P4XjuuSl6BMqGEZxY1PfnnVnr8D6).

Ganador Latinoamericano del 7o Concurso ensayos sobre Auditoría Interna Bancaria 2020 – FELABAN.