Transformación digital, un compromiso de todos

Transformación digital, un compromiso de todos

Por: Fabiano Matos, gerente general de Oracle Colombia y Ecuador.

La actual coyuntura producto de la pandemia ha acelerado los procesos de digitalización en las organizaciones, que habrían durado años en implementarse y que hoy tienen al mundo hiperconectado.

Mientras la digitalización avanza en todos los sectores, las economías se han visto golpeadas. En Colombia, por ejemplo, el impacto ha sido fuerte. El Banco de la República estima que el PIB en 2020 será de US$815 billones y que no alcanzará el valor del 2019 (US$881 billones) hasta finales del 2022. Además, las proyecciones para 2021 prevén que la caída económica continuará durante el primer trimestre del año y que durante el segundo trimestre crecerá en un 14%.

En ese sentido, la reactivación económica, basada en el plan de Gobierno Compromiso Colombia, es un desafío que se debe asumir desde todos los sectores, sobre todo desde el de la tecnología.

Además: Empresas lograron tranformación digital mediante inversión de 1 millón de dólares

Entonces estamos viendo cómo las organizaciones aceleran su transformación digital para no quedar rezagadas, entregar mejores servicios y recibir más ingresos. Una realidad de este impacto es un evidente cambio en los procesos organizacionales: pasamos al home office que ya está en las políticas de recursos humanos, vemos que la automatización es una alternativa cada vez más integrada a las dinámicas del negocio y la nube y las aplicaciones con tecnologías emergentes consiguen que las organizaciones sean más flexibles, comprendan mejor a sus clientes y ahorren costos.

Lo cierto es que estamos en una fase en la que la nube está potencializada con el poder de tecnologías emergentes como la inteligencia artificial (IA), blockchain, realidad aumentada y el Internet de las Cosas (IoT), herramientas que han surgido para responder a las demandas del mercado, para llegar a más personas, ser más eficientes y brindar mayor seguridad.

Lo que viene, sin duda, es interesante y debemos prepararnos. Para 2025 más de la mitad de las empresas incorporará IA en sus operaciones y en 2024, más del 35% de las interacciones será a través de asistentes digitales con capacidades de interactuar a través de videos y audio. El auge de la IA creará nuevos empleos que no han sido inventados, sin mencionar que hay robots que ya actúan como empleados en algunas empresas, por lo que los líderes deben analizar cómo potenciar la colaboración entre máquinas y personas.

Además: ¿Cómo la nube esta impactando el sector de hotelería?

También, el 80% de las principales ciudades usará Internet de las Cosas para iniciativas que mejoren la experiencia de los ciudadanos. El 100% de las aplicaciones para la cadena de suministro hará uso todas las tecnologías emergentes.  Y los ataques de ciberseguridad serán más sofisticados, por lo que los sistemas autónomos con IA detectarán configuraciones incorrectas y proporcionarán protección continua.

Esto debe ponernos de cara a la economía 4.0. Frente a este panorama el papel de las organizaciones es vital para fortalecer todos los sectores y lograr un proceso equitativo y equilibrado, porque las tecnologías, especialmente la nube, modernizan, pero, sobre todo, democratizan. El compromiso es de todos.