VICU: la nueva criptomoneda en Costa Rica

Editorial IT NOW

Con VICU se pueden realizar cualquier trámite que se pague con efectivo o tarjetas.

La primera moneda estable en llegar al mercado virtual costarricense es el VICU, la cual tiene la visión de convertirse en un método alternativo de pago para los usuarios para facilitar los pagos solo con escanear un código QR.

Cada VICU tiene un valor de US$1 (USD), lo que brinda estabilidad de precio y evita la volatilidad de la moneda. Esto lo hace ideal para que negocios acepten los VICU sin el riesgo de que la moneda baje o suba de valor como ha pasado con otras criptomonedas como Bitcoin. 

“Aun cuando no existe una regulación para las criptomonedas en Costa Rica, queremos garantizar que tenemos los controles necesarios para responder a cumplimientos en el futuro y colaborar con las entidades pertinentes en la creación de marcos de regulación adecuados para las criptomonedas. Creemos que los gobiernos deben ser lo más neutrales en tecnología posible, para que los beneficios de la innovación puedan estar disponibles para el sector financiero”, comentó Kenneth Calderón, director de la compañía.

Lea más: ¿Acelerará Libra el ecosistema Fintech y las criptomonedas?

Cada transacción se escribe permanentemente en la Blockchain de Ethereum, una base de datos autenticada criptográficamente que actúa como un libro de contabilidad en línea diseñado para manejar transacciones rápidas.

VICU se basa en el estándar ERC20 Ethereum Token así que cuando se realiza una transacción, cada uno de los nodos de la cadena de bloques ejecuta un cálculo basado en el libro mayor existente de todas las transacciones para validar y procesar la transacción todo en menos de un segundo.

Por último, con VICU se pueden realizar cualquier trámite que se pague con efectivo o tarjetas. Además se pueden realizar transacciones casi instantáneas (un segundo por promedio) con tarifas mínimas.

 

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR