Voluntarios se unen a la lucha cibernética entre Rusia y Ucrania

Voluntarios se unen a la lucha cibernética entre Rusia y Ucrania

(ITNOW).- La guerra cibernética relacionada con el conflicto entre Ucrania y Rusia está aumentando a medida que voluntarios digitales de todo el mundo se unen a la lucha.

  • La guerra entre Rusia y Ucrania no solamente se da en el plano físico, sino también en el digital, donde cientos de miles de voluntarios están formando parte, sin arriesgar sus integridades físicas, pero poniendo a prueba todo su conocimiento en la materia.

La cantidad de ataques cibernéticos perpetrados por, y en nombre de, ambos países desde el estallido de la guerra es “asombroso”, según el brazo de investigación de Check Point Software Technologies.

Si le interesó esto, vea también: Rusia bloqueó Instagram y dejó 80 millones de usuarios fuera

“Por primera vez en la historia, cualquiera puede unirse a una guerra”, dijo Lotem Finkelstein, jefe de inteligencia de amenazas de Check Point Software. “Estamos viendo a toda la comunidad cibernética involucrada, donde muchos grupos e individuos se han puesto de parte, ya sea Rusia o Ucrania”.

 

Levantamiento global

En los primeros tres días posteriores a la invasión, los ataques en línea contra sectores militares y gubernamentales ucranianos aumentaron en un 196%, según Check Point Research (CPR). También aumentaron frente a las organizaciones rusas (4%) y ucranianas (0,2 %), según los datos, mientras que simultáneamente cayeron en la mayoría de las demás partes del mundo.

Desde entonces, las autoridades ucranianas estiman que unos 400.000 hackers multinacionales se han ofrecido como voluntarios para ayudar a Ucrania, dijo Yuval Wollman, presidente de la empresa de seguridad cibernética CyberProof y exdirector general del Ministerio de Inteligencia de Israel.

“Los voluntarios de base crearon una interrupción generalizada: pintaron mensajes contra la guerra en los medios de comunicación rusos y filtraron datos de operaciones de piratería rivales”, dijo. “Nunca habíamos visto este nivel de participación de actores externos no relacionados con el conflicto”.

Tres semanas después, Ucrania continúa sufriendo un aluvión de ataques en línea, la mayoría dirigidos a su gobierno y ejército, según los datos de CPR.

Moscú ha negado sistemáticamente que participe en una guerra cibernética o ayude en los ataques cibernéticos. El 19 de febrero, la embajada rusa en Washington dijo en Twitter que “nunca ha realizado ni realiza ninguna operación ‘maliciosa’ en el ciberespacio”.

Los datos de CPR muestran que los ataques a Rusia disminuyeron durante el mismo período, dijo Finkelstein. Puede haber varias razones para eso, dijo, incluidos los esfuerzos rusos para reducir la visibilidad de los ataques o aumentar la seguridad para defenderse de ellos.

Además, Pasos para optimizar la gestión de personal con software de inteligencia artificial

‘Ejército de TI de Ucrania’

Como objetivo desde hace mucho tiempo de presuntos ataques cibernéticos rusos, Ucrania aparentemente está dando la bienvenida a la ayuda digital.

Tras una solicitud publicada en Twitter por el ministro digital de Ucrania, Mykhailo Fedorov, unas 308.000 personas se unieron a un grupo de Telegram conocido como el “Ejército de TI de Ucrania”.

 

Uno de los miembros del grupo es Gennady Galanter, cofundador de la empresa de tecnología de la información Provectus. Dijo que el grupo se centra en interrumpir los sitios web rusos, prevenir la desinformación y obtener información precisa para los ciudadanos rusos.

“Está funcionando”, dijo, aclarando que está actuando en su propia capacidad y no para su empresa.

Aún así, Galanter dijo que tiene sentimientos encontrados acerca de participar. Una táctica empleada por el grupo son los ataques de denegación de servicio distribuidos, que intentan hacer que los sitios web específicos sean inaccesibles al abrumarlos con tráfico en línea.

“Es vandalismo”, dijo, pero al mismo tiempo Galanter, quien huyó de la Unión Soviética en 1991 y cuya esposa es rusa, dijo que se siente obligado a ayudar a hacer su parte para “entregar la verdad y negar las mentiras”.

Ha donado dinero, dijo, pero ahora, agregó, “estoy haciendo esto porque no sé qué más hacer”.

Galanter dijo que le preocupa que los esfuerzos actuales puedan ser insuficientes contra las capacidades cibernéticas de Rusia. También dijo que le preocupa que los esfuerzos del grupo puedan ser descartados como propaganda ucraniana u occidental o etiquetados como una máquina de desinformación del mismo tipo contra el que dice que está luchando.

“La realidad es que muchos de mis amigos en Rusia, mis familiares… están completamente mal informados”, dijo. “Tienen una visión profundamente inexacta de lo que está pasando, simplemente ponen en duda lo que decimos”.

Galanter dijo que su compañía cerró sus operaciones en Rusia y ayudó a reubicar a los empleados que querían irse. Dijo que la compañía les dijo a los empleados: “El mundo se ha vuelto bastante blanco y negro. Aquellos de ustedes que comparten nuestra percepción de la realidad, son bienvenidos a unirse a nosotros”.

“Al igual que estas personas ahora, yo era un refugiado”, dijo. “Lo que [Putin] quiere crear es exactamente lo que escapé”.

Represalias de moscú

Se espera ampliamente que Moscú y sus partidarios tomen represalias contra los países que se ponen del lado de Ucrania y, potencialmente, contra la creciente lista de bancos y empresas que se están retirando del país.

Elon Musk tuiteó el 4 de marzo que la decisión de redirigir los satélites Starlink y entregar terminales de Internet a Ucrania significaba que la “probabilidad de ser un objetivo es alta”.

 

Los expertos advierten que las represalias recíprocas podrían conducir a una “guerra cibernética global” entre Rusia y Occidente.

Se cree ampliamente que Rusia está detrás de varios ataques digitales contra Ucrania en las semanas previas a la invasión, pero desde entonces Rusia ha mostrado moderación, “al menos por ahora”, según Wollman.

Aún así, los informes de una creciente ira dentro del Kremlin por las nuevas sanciones, agravadas por las fallas militares de Rusia en Ucrania, pueden hacer que la guerra cibernética sea una de las pocas “herramientas” restantes en el libro de jugadas de Putin, dijo.

“¿Qué herramientas tiene el Kremlin contra las sanciones? No tienen herramientas económicas”, dijo Wollman. “Según algunos, una respuesta cibernética sería la contramedida rusa más probable”.

Fuente: CNBC

Por último, Entendiendo cómo sus derechos lo respaldan al comprar en Internet